Simo Häyhä – La Muerte Blanca

admin 27 noviembre, 2016 30

simo-hayha

Ningún francotirador ha igualado la gloria del finlandés Simo Häyhä. En la Guerra de Invierno, éste hombrecillo delgado y de apenas 1.60 metros, consiguió acabar con más de 500 soldados soviéticos, en poco más de 100 días, y sin usar mira telescópica. “Yo solo hice lo que me dijeron que hiciera, lo mejor que pude”, diría mucho después, a sus 93 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial se empleó de forma profusa a los francotiradores, y estos pasaron a tener gran importancia táctica en escenarios como la batalla de Stalingrado, Dieppe, Monte Casino, la del atolón de Kwajalein y, cómo no, la de Kollaa, sucedida en la Guerra de Invierno, que tuvo lugar en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, con la U.R.S.S. y Finlandia como contrincantes, y el francotirador finlandés Simo Häyhä como la gran leyenda de guerra, que pasaría a la posteridad con el sobrenombre de “La Muerte Blanca”, dado a Simo por los aterrorizados soldados soviéticos.

Lejos de ser una exageración, Simo no era solo un gran francotirador, era y aún es el mayor francotirador que jamás haya existido, colocándose, con sus 542 bajas (más de 700 con las efectuadas sin su arma de francotirador), por encima de otros grandes como los soviéticos Vasili Zaitzev (400) o Yakovlevich (346), o los alemanes Erwin Koning (400) y Heinz Thorvald (300). Y todo en poco más de 100 días, matando aproximadamente unos 5 enemigos diarios, y encarnando, más que cualquier otro francotirador, el lema de “un disparo, un muerto”… Quizá, al menos en parte, detrás de esa eficacia escalofriante haya estado la tranquilidad y frialdad con que cumplía su deber militar; ya que, según crónicas de aquel entonces, matar soviéticos era para él algo “como ir de caza”…

Antes de pasar a la historia

Simo Häyhä nació un 17 de diciembre de 1905 en un pueblo agrícola de la región de Rautjärvi, situada entre la frontera de Finlandia y Rusia. Su padre era el agricultor Juho Häyhä y su madre era Katrina os Vilkko.

Simo era el segundo de ocho hijos en una familia campesina de humilde condición económica, que vivía de la caza, la pesca, el cultivo de la tierra y la ganadería. De pequeño asistió a una escuela primaria en Miettilä; y ya más tarde, de adolescente, se interesó por actividades como el esquí, la cacería, el béisbol y el tiro deportivo, llegando a ser campeón en el distrito de Viipuri, en la región de Carelia.

simo-hayha8

En 1925, Simo hizo el servicio militar obligatorio en el Ejército de Finlandia (arriba), demostrando sorprendentes habilidades de tiro, que habría de practicar con humanos tras la invasión soviética.

Llegado el año 1925, Häyhä hizo un año de servicio militar obligatorio en el Ejército de Finlandia, culminando el período con el rango de cabo en una unidad de bicicletas (de efectivos militares que usan bicicletas). Como era de esperarse, durante su entrenamiento Häyhä demostró gran habilidad en las prácticas de tiro, siendo capaz de dar en un blanco 16 veces por minuto a unos 500 metros de distancia…

Acabado el año de servicio, Simo permaneció como reservista de la Guardia Blanca, que era una organización militar semejante a la Guardia Nacional de USA, y que ya tenía cierto prestigio histórico por su destacado rol en la guerra civil contra los comunistas, acaecida en 1918. Así, los días de Simo fueron de relativa tranquilidad, y sus actividades constaban de cosas como la pesca, la agricultura y, por supuesto, la cacería. Sin embargo, en 1939, estalló la terrible Guerra de Invierno, apenas tres meses después de que Hitler iniciara la Segunda Guerra Mundial con su invasión a Polonia. Por ello, de ser un gran cazador de alces, Simo pasaría a ser un gran cazador de soviéticos, brindando así una importante colaboración en la resistencia finlandesa que quebró las ambiciones que Stalin tenía de ocupar toda Finlandia y extender sobre Helsinsky los tentáculos del Kremlin… Y es que sus más de 500 bajas no tenían solo una importancia concreta, no significaban solo ese número de vidas: eran también un elemento clave en la desmoralización de las tropas soviéticas, que terminarían huyendo de Finlandia con la vergüenza de que el gran Ejército Rojo había sido golpeado por hombrecillos vestidos de blanco que, fundidos con la nieve del paisaje inclemente, disparaban sorpresivamente desde la lejanía, invisibles como fantasmas…  Naturalmente, el descrédito que la Guerra de Invierno trajo al Ejército Rojo, fue parte de lo que hizo a Hitler resolverse por iniciar la Operación Barbarroja. Ahora, y pese a que Finlandia resistió y conservó su soberanía, tuvo que firmar un tratado de paz en que cedía a la Unión Soviética el 10% de su territorio y el 20% de su capacidad industrial.

El escenario militar en que operó Simo Häyhä

La invasión soviética a Finlandia se produjo en invierno (con temperaturas de -20º a -40º), a fines de noviembre, y Simo entró a combatir como francotirador del Regimiento Jaeger 34, que habría de desempeñarse a lo largo del río Kolla, frente a un enemigo cuya superioridad numérica era a veces de 100 a 1, ya que Finlandia tan solo había conseguido reclutar unos 180000 hombres para hacer frente al inmenso ejército invasor.

simo-hayha7

Arriba vemos al Ejército de Finlandia, que era mucho menos numeroso que el de la URSS, pero usaba tácticas de guerrilla, soldados con esquíes y camuflaje, cocteles molotov, etcétera. Abajo vemos al Ejército Soviético en la Guerra de Invierno, sufriendo las consecuencias de su mala preparación.

Sin embargo, pese a su inferioridad numérica, los finlandeses conocían mejor el terreno, estaban mucho mejor adaptados al clima, y sus estrategias militares eran ingeniosas y concordantes con la geografía y la naturaleza del desafío bélico que representaba la Unión Soviética. No podían darse el lujo de enfrentar al enemigo a campo abierto, ya que eso sería un suicidio militar. Entonces… ¿Por qué no atormentarlo?, ¿por qué no sembrar el terror en las líneas enemigas, atacar el sistema de suministro y emplear recursos económicos frente a armas costosas como los tanques soviéticos? En esa línea, los finlandeses usaron cosas como: tácticas de guerrilla, con pequeños y rápidos ataques sorpresa, muchas veces efectuados con tropas entrenadas para pelear en esquíes; invisibilidad en combate, posibilitada por trajes de camuflaje especialmente diseñados para el conflicto, y ejercida en gran parte por francotiradores; cocteles molotov, con los cuales podían volar en pedazos a los tanques y otros vehículos del enemigo; ataque a las líneas de suministro, ya sea con grupos de asalto o francotiradores.

Por su parte, la arrogancia militar de los soviéticos, al menos al inicio del conflicto, rayaba en lo vergonzoso. En efecto, se cuenta que, cuando la guerra empezó, los soviéticos iban con bandas sonoras, marchando como si de un desfile de victoria se tratase… También llevaron vehículos que no habían sido probados en un frío tan extremo, y que tuvieron que mantener prendidos todo el tiempo para que el combustible no se congelase; además, algunos oficiales utilizaban técnicas obsoletas de la Primera Guerra Mundial. Pero, al menos lo último, no debería sorprender si se tiene en cuenta que gran parte de los oficiales soviéticos eran elegidos por razones meramente políticas: ahora, en medio de la nieve, habrían de sufrir las consecuencias militares de esa corrupción…

Las técnicas de Simo Häyhä

simo-hayha6

Este es Simo (derecha), junto al coronel (izquierda) que dirigía su unidad de combate. La foto data de la Guerra de Invierno, en la que Simo se hizo leyenda.

Muy diferente al estereotipo de gran combatiente militar que existe en el imaginario social, Simo no era alto, ni musculoso, ni pronto a la ira: era pequeño (medía apenas 1.60 metros), delgado, calmado y cerebral, incluso cuando las balas silbaban a su alrededor…  De gran ingenio a la hora de apretar el gatillo, Simo se caracterizaba por técnicas como:

– Usaba la mira de acero del propio rifle en vez de una mira telescópica, para así no revelar su posición, ya que un francotirador tiene que alzar su cabeza para usar la mira telescópica, y además la luz solar puede reflejarse en el lente y delatar su ubicación.

– A la hora de seleccionar el objetivo, Simo buscaba al mando de mayor graduación, pero esto no siempre se evidenciaba a simple vista (algunos militares precavidos ocultaban sus distintivos de rango), así que observaba la conducta de sus potenciales blancos, a ver quién daba órdenes, hablaba con operadores de radio o mostraba otra actitud propia de quien tiene el poder en el grupo.

– Compactaba la nieve que tenía frente a él, a fin de que ésta no se alzase cuando disparara. En este mismo empeño, incluso a veces creaba bloques de hielo.

– Colocaba nieve en su boca para no delatarse con el vaho de su respiración.

Fueron todas las técnicas anteriores, junto a la puntería, el ingenio y los reflejos que Simo tenía, lo posibilitaron que, habiendo entrado a la guerra como cabo, terminase como teniente segundo, siendo condecorado por el mariscal Carl Cuando el conflicto bélico término Simo Häyhä, quien había entrado a las filas del ejército finés como un simple soldado de infantería posteriormente ascendido a cabo, recibió el rango de Teniente segundo durante la campaña en el río Kollaa y también fue condecorado por el mariscal Carl Gustaf Emil Mannerheim con la Cruz de Kollaa y la Cruz de Plata, pasando con ello a ser el individuo que más rápido había ascendido de rango en toda la historia militar de Finlandia. Era pues el gran héroe del “Milagro de Kollaa”, batalla en la cual murieron 8000 soviéticos y, durante el episodio conocido en inglés como “The Killer Hill Battle”, 32 finlandeses, entre los cuales estaba Simo, plantearon una feroz resistencia a 4000 soviéticos, mostrándole al mundo que el coraje de los 300 espartanos podía repetirse en la era de la pólvora, los aviones y los tanques.

A la caza de “La Muerte Blanca”

Cuando la fama de Simo creció entre los soldados soviéticos y éstos empezaron a verlo como una importante amenaza, le pusieron el apodo de “Belaya Smert” (Muerte Blanca); y los oficiales, que se tomaron con seriedad el asunto, montaron operaciones especialmente diseñadas para aniquilarlo.

Primero únicamente enviaron escuadrones para darle muerte, pero Simo se escondía bien e hizo perecer o claudicar a todos los escuadrones que fueron a cazarlo. Ante eso, los mandos soviéticos crearon un escuadrón especial de francotiradores especializados en aniquilar francotiradores, pero Simo los mató a todos…

Desesperados, los soviéticos llegaron a efectuar un ataque de artillería, en el cual el abrigo blanco de Simo fue rasgado por fragmentos de municiones enemigas, cosa que reveló su posición; pero, aún así, él sobrevivió…

simo-hayha2

Aquí vemos a Simo junto a otros soldados finlandeses. Simo llegó a ser tan temido por los soviéticos, que estos enviaron francotiradores a cazarlo, pero no les sirvió…

Finalmente, los soviéticos se librarían de Simo un 6 de marzo de 1940. Los hechos fueron más o menos así:

Eran las 6:20 a.m. cuando Simo y los de su unidad recibieron la orden de atacar a unos soldados soviéticos que estaban apostados en un valle, negándose a abandonar sus puestos por orden de sus comandantes. En aquel enfrentamiento habían muerto unos 140 finlandeses para el mediodía, pero las bajas soviéticas eran mucho más cuantiosas y, a lo largo y ancho del terreno, los cadáveres yacían tiñendo de rojo la nieve. Los soviéticos estaban desesperados, ¿cómo podían perder tantos soldados?, ¿dónde se escondían los malditos francotiradores finlandeses? En ese afán por acabar con los escurridizos soldados finlandeses, los soldados soviéticos se veían correr de un lado a otro, y los proyectiles de artillería estallaban en numerosos sitios, haciendo saltar la nieve y los punzantes trozos de árboles despedazados. Para el momento en que un soviético gritó señalándole a su grupo la posición de la “Muerte Blanca”, Simo ya había arrasado con unos 40 soldados enemigos, superando con creces su record de otros días… Pero ahora las cosas estaban realmente complicadas: los soldados enemigos corrían hacia él, y en la zona apenas quedaban unos 14 finlandeses…

Simo estaba oculto detrás de una gran roca. No podía darse el lujo de asomar así nomás la cabeza o incluso el arma, pues las balas pasaban veloces a la derecha, a la izquierda, y también por arriba de la roca… Aún así, su habilidad era tan grande que, cuando disparaba, un soviético caía, con lo cual conseguía sembrar algo de miedo y evitar que el avance del enemigo se vuelva demasiado caudaloso. Afortunadamente, los soldados soviéticos que enfrentaba no tenían ametralladoras, pues de ser así fuera casi imposible defenderse. Por ello logró resistir heroicamente, hasta que, en una de esas ocasiones en que se asomó a disparar, una bala explosiva, disparada por un francotirador soviético según ciertas fuentes, le dio en la barbilla y le salió por la mejilla izquierda…

simo-hayha3

Este es Simo en su hogar, junto a sus armas, tiempo después de las 10 cirugías que requirió para recuperarse del disparo que lo sacó de la guerra y le destruyó casi media cara en el lado izquierdo.

Ahora, Simo perdía sangre y necesitaba ayuda. Cualquiera habría muerto en tales circunstancias, pero él tuvo tanta habilidad y “cabeza fría” que incluso consiguió acabar con el soviético que le había disparado, y con otros más… Lógicamente habría llegado un punto en que perdería la consciencia y pasaría a ser “carne de cañón”, pero solo ocurrió lo primero porque, cuando apenas 3 finlandeses más resistían con él, llegaron refuerzos de rescate y lo sacaron. Según refirió uno de los soldados que lo salvaron, Simo “había perdido la mitad de la cara”…

Tras ser llevado al hospital, Simo permaneció inconsciente hasta el 13 de marzo, y en todo el mes no fue capaz de escuchar nada. Requirió 10 cirugías faciales, y tuvo que pasar algún tiempo para que reapareciese y se supiese que no había muerto, cosa esta que deseaba hacer creer la Prensa Soviética y algunos sectores informativos de la propia Finlandia.

Las armas del gran francotirador

Simo Häyhä usó únicamente dos armas. La primera, el rifle M/28, variación finlandesa del rifle soviético Mosin-Nagant. Con el M/28, Simo mató unos 542 soldados soviéticos. Su otra arma era la sub con el que oficialmente liquidó a 505 soldados rusos. Como arma de soporte usaba un Suomi M-31 SMG, un subfusil de menor alcance que su rifle, y con el que se piensa que habría matado aproximadamente unos 200 uniformados soviéticos, alcanzando un total de 742 muertes en la estadística más optimista (pues ciertas fuentes dicen que en realidad solo mató 505 soviéticos con el M/28).

Después de la guerra

simo-hayha4

Simo de anciano, con todas sus medallas militares. Murió a los 97 años.

Simo requirió varios años para recuperarse por completo después de haber sido herido en el rostro. Sin embargo, una vez que estuvo suficientemente bien, volvió a su viejo pasatiempo de cazador, pero también se dedicó a criar perros.

Su hogar, ya que los soviéticos se habían quedado con las tierras en que alguna vez habitó, pasó a ser la granja de su hermano Utulaan, en una zona poblada de Ruokolahden (al sureste de Finlandia, cerca de la actual frontera con Rusia), rodeada de bosques. Allí siguió viviendo en soltería (no se había casado ni se casaría), pero convertido en una celebridad con la cual el presidente finlandés Urho Kekkonen fue varias veces de caza.

También, tras la guerra Simo fue invitado a ser miembro honorario del Club de Oficiales de Reserva de Ruokolahden, habiendo formado, en tiempos de guerra, parte de la infantería ligera de Carelia.

Finalmente, y ya con la salud mermada por el paso del tiempo, Simo acabó sus días en Hamina, un hogar de ancianos veteranos de guerra. Falleció el 01 de abril del 2002, a la venerable edad de 97 años. Poco antes, en 1998 cuando un grupo de coleccionistas de armas fue a entrevistarlo, se le preguntó cómo había llegado a ser tan buen francotirador, y él simplemente respondió: “práctica”.

simo-hayha5

De izquierda a derecha vemos a Simo: de joven, antes de la guerra, con su traje de servicio militar; de adulto, tras la guerra, condecorado; de viejo, ya inmortalizado en la memoria de su pueblo.

Sin embargo, y aquí viene la frase más recordada de él, cuando se le preguntó si lamentaba haber matado a tantas personas, el “amable”, “humilde” y “tranquilo” anciano, respondió mirando con natural serenidad a través de sus gruesos anteojos:  “Yo solo hice lo que me dijeron que hiciera, lo mejor que pude”.

 .

FUENTES: 1234567 8 9101112131415

Originally posted 2013-09-06 00:00:54. Republished by Blog Post Promoter

30 Comments »

  1. MICTLAN_UOMO 6 septiembre, 2013 at 19:35 - Reply

    Antes que nada a este personaje no se le debe considerar asesino serial, sino un héroe y patriota de su país, pues el móvil de sus actos fueron el defender su territorio ante el invasor, el cual superaba a su ejército en cuantía de personal y recursos y como último y no menos importante motivo, por la defensa de su vida propia estando en situaciones adversas. Un gran reconocimiento y admiración ante Simo!!!

  2. Lucas 8 septiembre, 2013 at 12:22 - Reply

    Me parece detestable la forma en que pintan a este asesino como un héroe y a sus asesinatos como trofeos de caza. No se si ustedes se han dado cuenta, pero los soldados soviéticos también tenían alma.

    • javier 24 septiembre, 2013 at 16:06 - Reply

      Claro que si tenian alma como cualquier ser humano por mas vil que sea, pero el ejercito sovietico tenia la fama de ser cruel con la poblacion civil en concreto con las mujeres y niñas.

    • shooter 25 noviembre, 2013 at 6:47 - Reply

      Y que pensas que le tiraban a el..flores o que..

    • EDDIE 1 agosto, 2014 at 2:54 - Reply

      POR FAVOR A QUE LE LLAMAN ALMA, EL ALMA CRECE CON UNO MISMO, SI UNO MERECE SER CERCENADO SU ALMA TAMBIEN Y ASI MISMO MORIMOS SIN DIOS NI LUY

  3. simo 10 septiembre, 2013 at 8:40 - Reply

    Si lucas, los soldados rusos durante la guerra de invierno y la segunda guerra mundial fueron unos angelitos, con un alma pura que desprendía un halo de serenidad espiritual.
    Elisabeth Thomas, hija del campesino Alois Thomas, fue sacada por los rusos de su casa y llevada a un pajar, donde la ataron a un palo después de deshonrarla y le cortaron los pies y las manos. Sus gritos de muerte se oían por todo el pueblo. Se la halló al día siguiente, casi enteramente carbonizada en el pajar incendiado por los rusos.
    Un general norteamericano durante la posguerra comentó que los soldados rusos eran unas bestias que merecían la muerte.

    • Lucas 25 septiembre, 2013 at 1:00 - Reply

      No se trata de que sean o no angelitos, se trata de hacer apología del asesinato. Ni los rusos eran angelitos, ni los finlandeses, colaboradores de los nazis, lo eran. Es comprensible que se defendieran de los rusos, pero no creo que haya que honrar al responsable de tantas muertes como si fuese un héroe.

    • Nana 10 noviembre, 2013 at 3:32 - Reply

      ¡Hombre! Pues si un general estadounidense lo dice debe ser cierto , por supuesto. Porque los soldados estadounidenses ni violan ni matan a civiles jamás… Como bien recuerda aquí Lucas no olvidemos que los finlandeses fueron aliados de los nazis.

  4. kevin 10 septiembre, 2013 at 18:59 - Reply

    es una estupidez decir que esta persona fue un asesino serial era un soldado que defendía su país ante la atroz guerra esta pagina es excelente pero con esto la volaron no tiene nada que ver este soldado que fue uno de los mejores francotiradores de la historia en el idioma de los franco tiradores y hablo en todos se habla al enemigo como blancos de caza entre mas enemigos cazes mas rango te dan y medallas mas valor tendras tienes que matar al máximo de enemigos posibles ese es el trabajo de un cazador de hombres o franco tirador

    • admin 12 septiembre, 2013 at 20:52 - Reply

      En el artículo nunca se afirma que es un asesino serial. Por eso se le coloca la etiqueta de “asesino militar”. Lo que pasa es que la página, aunque se llame “Asesinos en Serie” y hable principalmente de asesinos seriales en sentido estricto, no habla únicamente de asesinos seriales, ejemplo de lo cual, a más de los artículos genéricos que tocan otros asuntos vinculados, está el caso de Charles Manson, que aparece en ésta y otras webs del tema, pero no es un asesino serial en sentido estricto. Así pues, podríamos poner perfiles de mass murders o spree killers, y no estaríamos afirmando que son asesinos seriales, a menos que dentro del artículo se diga eso.

  5. josue 23 septiembre, 2013 at 22:01 - Reply

    Me gusto mucho este articulo. Simo fue un verdadero guerrero y heroe de su pais.

  6. david fernando leon 29 septiembre, 2013 at 13:13 - Reply

    Solo cumplía su deber.

  7. jose 16 octubre, 2013 at 0:40 - Reply

    Un mero. Heroe de guerra

  8. Pablo Andrés 18 octubre, 2013 at 16:29 - Reply

    Puede ser un asesino pero NO una Bestia, luchó hasta la Muerte por una nación en apuros durante aquellos duros años de la guerra, un Heroé en todas sus letras por lo cual no figura en el perfil de un “Asesino en Serie”

  9. Titan 26 octubre, 2013 at 22:25 - Reply

    Es un gran error insertar el nombre de un francotirador del Ejército en una página de Asesinos en serie:
    -En primer lugar, y por esa misma razón, deberían estar todos los soldados de todas las guerras en esta página. Es absurdo.
    -Y en segundo lugar, él no asesinaba siguiendo el patrón de violencia de un asesino serial. No tiene sentido.
    -Deberían retirar a este personaje de esta página. No creo que a los finlandeses les haga mucha gracia saber que su compatriota es llamado “asesino”.

    • admin 28 octubre, 2013 at 15:36 - Reply

      Ya se explicó, en la respuesta a un comentario, la razón de por qué está en esta página.

      • mercelo 2 julio, 2014 at 16:53 - Reply

        es una verguenza esta pagina

        no solo es insostenible su argumento
        sino que borrar los comentarios que no les conviene

        chau para siempre

    • Nana 10 noviembre, 2013 at 3:40 - Reply

      Aunque ya te contestaron te diré que no estoy de acuerdo con parte de tu argumentación. Un soldado es muy distinto a un francotirador o lo era en la época de este sujeto. No es lo mismo matar cara a cara que a distancia, eso lo reconoce todo el mundo. Aparte no puedes comparar a un soldado con este tipo. ¿Crees que cada soldado mata a 500 personas el solito? Por último, que los finlandeses (que estuvieron del lado de los nazis en la Segunda Guerra Mundial) se ofendan por esto me importa bien poco.

  10. Alan 12 noviembre, 2013 at 23:31 - Reply

    Uno de los mejores, eso sí es saber disparar, felicidades a la página, para mi es uno de los mejores sitios de asesinos seriales, sigan así /,,/

  11. Alberto 23 noviembre, 2013 at 19:59 - Reply

    Simo combatió en una GUERRA!Y en una guerra solo hay dos opciones:MATAR O MORIR,eso no es “apologia del Asesinato” es la realidad!Este tipo fue un excelente soldado y heroe de su pais,porque resistio una invasion a su territorio.Amigo Lucas,creeme que si se te viene un ruso armado a matarte a vos y toda tu familia,en lo ultimo en que vas a pensar es que es”Alguien que tiene alma”!Estos pacifistas de carton,se creen que en una guerra,hay que dejarse matar o no matar a nadie!

  12. lobo solitario 19 diciembre, 2013 at 2:15 - Reply

    Es injusto que el nombre de un héroe finlandés conste en ésta página; de ninguna manera fue un asesino serial o militar, solo cumplía con su deber de soldado frente al invasor, ellos los rusos no estaban desarmados, también tuvieron la oportunidad de matarlo pero no lo consiguieron, o era él o eran ellos, coincido con otros comentaristas en el hecho que el ejército ruso tiene fama de ser muy cruel, pero por fortuna les salió el tiro por la culata!!! Presento mis respetos y admiración a este ilustre personaje finlandés!!!

  13. Vero 3 enero, 2014 at 23:13 - Reply

    Pues no sé si considerarlo héroe o asesino pero de que era una chingonería, lo era.

  14. alvaro 14 enero, 2014 at 1:17 - Reply

    no me parece q un francotirador este en la categoria d asesinos en serie entonces tambien deberia estar aqui mao pol pot hitler mengele y la cupula nazi y demas dictadores asi como bush y el papado de la edad media

  15. Joe 15 enero, 2014 at 0:14 - Reply

    En la guerra cuando lo único que queda es luchar, es muy difícil pensar en la moral de alguien que te quiere ver muerto.

  16. Suomisuomi 5 febrero, 2014 at 21:51 - Reply

    No se sabe porque es un país pequeño y sin importancia en la esfera mundial, pero los finlandeses tenían fama de ser los más crueles en occidente. Eran los únicos que violaban y asesinaban a los niños.
    Normalmente se habla de los japoneses en oriente, pero los finlandeses no se quedaron atrás en sus atrocidades. Incluso pasó en su propia guerra civil.

  17. diego 4 mayo, 2014 at 19:13 - Reply

    no me parese justo que una persona que dio todo de si por defender su nacion este incluido en una pagina de asecinos en serie, los asecinos en serie son lunaticos que asecinan por placer, simo lo que hizo fue defendiendo a su pueblo

  18. DEJAN 4 mayo, 2014 at 22:28 - Reply

    A ver señores……..
    punto 1: En estado de guerra no existen asesinos, sino, protectores de una sociedad constituida para salvaguardar y proteger a los habitantes que la componen.

    Punto 2: Tanto Lucas como Nana, si creen realmente en sus palabras una vez hayan sido reflexionadas, los encuentro totalmente desprovistos de empatía por el ser humano. Culpar a alguien que defiende a los suyos, es un verdadero crimen moral. No os olvideis que a partir de las guerras, conseguimos un estado de bienestar. Sacar vuestra indidualidad a la palestra y decir semejantes soeces, habiendo sido beneficiarios directos o indirectos de aquellos encuentros de miedo y desdicha, me parece una buena base para percibir en vosotros un cierto rasgo sociopático. No comprender la postura que tubieron que adoptar esos hombres, y además argumentarlo de una manera, como dijeron por ahi, digna de pacifistas de carton, me parece un crimen contra la humanidad y la inteligencia. Dejemoslo ahi.

  19. marcelo 30 junio, 2014 at 23:12 - Reply

    leo los comentarios y no lo puedo creer!!!
    shimo haya un asesino ????????’

    ya mismo me voy a hacer tratar por que yo debo ser uno

    heroe, si los hay

  20. almafuerte.v8 18 julio, 2014 at 9:37 - Reply

    Aunque en virtudes abunde y se juzgue inobjetable,al asesinato en maza los “hombres” lo llaman “guerra”…….

  21. isabelle 24 julio, 2014 at 4:43 - Reply

    puso sus habilidades al servicio de si patria, no es un asesino, solo defendia su pais, y obviamente no es un apologia del asesinato, como si lo es q algunas personas en otros lugares de esta pagina digan q admiran y/o quieren ser como determinado asesino en serie, ademas el nunca mato a alguien fuera del campo de batalla.

Leave A Response »