Richard Kuklinski – Iceman

admin 27 octubre, 2010 4

Kuklinski fue un asesino a sueldo que aseguró haber matado a más de 200 personas en toda su carrera criminal. Se ganó el apodo de “Iceman” por disfrazar el tiempo de muerte de sus víctimas congelando sus cuerpos en refrigeradores industriales. Cuando apenas tenía 13 años, Kuklinski se inició en el crimen.

Nacido para ser sicario

Kuklinski fue un asesino a sueldo que aseguró haber matado más de 200 personas en toda su su carrera criminal desde 1948 hasta 1986. Sus clientes eran las cinco familias criminales de Nueva York. Sin embargo su carrera como asesino comenzó cuando apenas tenía 13 años. Kuklinski medía 1’96 m de alto y pesaba cerca de 140 kilos, tamaño que le daba una importante ventaja a la hora de liquidar a sus víctimas.

.
Una familia poco ejemplar

El padre de Richard (arriba, Richard de niño) era alcohólico y golpeaba a su madre, a él y sus hermanos. Su madre igualmente solía darles palizas…

Richard Leonard Kuklinski nació el 11 de abril de 1935, en Jersey City, Nueva Jersey, era el segundo de cuatro hermanos de una familia que tenía raíces polacas e irlandesas. Su padre, Stanley Kuklinski, era un alcohólico que golpeaba a su esposa e hijos. Cuando después de unas décadas Richard fue interrogado por los actos pedófilos de su hermano Joseph, éste último solo respondió: “Tenemos el mismo padre”, mostrando así el ambiente familiar moralmente insano en el que Kuklinski creció. Su madre, Anna, no era la excepción: ella también les propinaba palizas y les golpeaba fuertemente con objetos duros para evitar que robaran.

En 1940, Stanley mató a su hijo Florian, pero la familia entera le mintió a la Policía diciendo que Florian se había caído por unas escaleras. Cuando Richard tenía 10 años, descargó la ira que sentía por los abusos en su casa sobre los sacerdotes y monjas de la escuela parroquial a la que su madre lo obligaba a ir. Junto a esto, para entretenerse torturaba animales.

A sus 13 años Richard emboscó al líder de una pandilla adolescente que lo venía hostigando tiempo atrás. Pero tal fue su ingenio que, tras matarlo a golpes con una pala de madera, le cortó la punta de los dedos para que no pudieran identificarlo…

Cuando Kuklinski tenía 13 años, en 1948, emboscó a Charley Lane, el líder de una pandilla de adolescentes llamados “The Project Boys”, la misma que lo había molestado por algún tiempo. Para vengarse de los abusos, Richard golpeó a Charley hasta matarlo con una pala de madera. Cuando el bravucón no se volvió a levantar, Kuklinski le arrancó los dientes a Lane y le cortó la punta de los dedos con un hacha para que no pudiera ser identificado. Más tarde lanzó el cuerpo por un puente al sur de Jersey. Al principio Richard sintió culpa por el homicidio, pero pronto comenzó a sentirse poderoso. En su afán de venganza, golpeó hasta casi la muerte a los miembros restantes de la pandilla de Charley. Richard bromeó años después diciendo: “Es mejor dar que recibir”.

.
El matón de la mafia

Durante mediados de los años 50, Kuklinski tenía la reputación de ser alguien explosivo y temperamental que golpeaba o mataba a cualquiera que lo molestara. Pronto sus tendencias criminales llamaron la atención de la familia criminal de Newark, los DeCavalcante, quienes lo contrataron en sus primeros asesinatos para el crimen organizado. En su tiempo libre, Kuklinski merodeaba por el lado Oeste de Manhattan, lugar donde mataba a transeúntes. Años después, Richard confesaría que disfrutaba matando a las personas que se parecían a su padre Stanley.

Roy DeMeo

Richard se asoció con la familia criminal Gambino, por medio del mafioso Roy DeMeo, esta asociación surgió porque Kuklinski debía mucho dinero a un asociado de DeMeo. El mafioso fue a “hablar” con Kuklinski, quien fue golpeado por todo un grupo de mafiosos. Tras pagar la cantidad que debía, Richard comenzó a realizar robos y tareas para la familia, entre los encargos que le hacían inicialmente, estaba el hacer contrabando de cintas pornográficas.

Para probar la obediencia ciega de Kuklinski, DeMeo salió con él en un automóvil, y se detuvieron en una calle de la ciudad. Entonces el mafioso escogió a un inocente transeúnte que paseaba con su perro y le dijo a Richard que lo mate. Sin cuestionar sus órdenes Kuklinski se bajó del auto, se acercó al hombre y le disparó en la parte posterior de la cabeza mientras caminaba a su lado. Posteriormente Richard se convirtió en el matón favorito de DeMeo.

Fue a mediados de los 50 cuando Richard se involucró con diversas familias criminales, pasando a ser así un destacado sicario de la mafia durante como 30 años.

Los siguientes 30 años Kuklinski acabó con un gran número de personas. La falta de atención policiaca se debió a que Richard alternaba sus métodos homicidas. El asesino usaba pistolas, cuchillos, explosivos, patas de cabra, fuego, venenos, fundas de plástico para asfixiar e incluso sus puños. El número exacto de sus víctimas nunca fue descifrado por las autoridades, pero Kuklinski dijo que había matado a más de 200 personas. Su veneno preferido era el cianuro porque mataba rápidamente y era difícil de detectar en los exámenes de toxicología, además lo administraba por varios métodos: inyecciones, en la comida de una persona, en un aerosol y simplemente regándolo en la piel de su víctima.

Uno de los métodos favoritos de Kuklinski para deshacerse de los cuerpos era meterlos en un barril de aceite de 55 galones. También los desmembraba, enterraba, o guardaba el cadáver en el maletero de un coche y lo trituraba en un depósito de chatarra; en ocasiones solía dejar los cuerpos sentados en las bancos de los parques, o los tiraba a huecos sin fondo. Tiempo después confesó que, a sus víctimas que no estaban muertas, se las daba de comer a las ratas gigantes de Pensilvania…

Uno método de Kuklinski para deshacerse de los cuerpos era meterlos en un barril de aceite. También los desmembraba, enterraba, o guardaba el cadáver en el maletero de un coche y lo trituraba en un depósito de chatarra; a veces dejaba los cuerpos sentados en las bancos de los parques, o los tiraba a hondos huecos. Después confesó que, a las víctimas que no estaban muertas, se las daba de comer a las ratas gigantes de Pensilvania…

Años después, durante el proceso de enjuiciamiento, Kuklinski aseguraría ser un asesino frecuente para DeMeo; pero, cuando testificaron contra el asesino en la corte, ninguno de los miembros de la mafia de DeMeo admitió que Kuklinski estuviera involucrado en los asesinatos que cometían. También se le atribuyó haber asesinado al mismo DeMeo, pero las evidencias revelaron que el mafioso fue abatido por sus asociados y por el líder de la familia Gambino.

.
Formando una familia

La familia de Richard Kuklinski

Durante este tiempo Kuklinski era un reconocido asesino. Se casó con Barbara Pedrici y tuvo tres hijos: dos mujeres y un varón. Sin embargo su familia y vecinos no estaban al tanto de sus actividades, y creían que era un exitoso hombre de negocios. En ocasiones salía de su casa mientras almorzaba para encargarse de un objetivo, aunque detestaba trabajar en días festivos, en especial en Navidad, porque era importante para él estar con su familia.

.
Por qué le llamaban “Iceman”

Kuklinski se ganó el apodo “Iceman” por disfrazar el tiempo de muerte de sus víctimas congelando sus cuerpos en refrigeradores industriales. Posteriormente le confesó al escritor Philip Carlo, que aprendió esa técnica de otro asesino, Robert Pronge, apodado “Mister Softee”, quien manejaba un camión de “Mister Softee” para pasar desapercibido. También le enseñó a usar cianuro para matar a sus víctimas, finalmente Pronge le pagó a Kuklinski para que mate a sus esposa e hijo. En 1984 Pronge apareció muerto en su camión con varias heridas de bala, supuestamente asesinado por Kuklinski.

.
Iceman es capturado

Para capturarlo usaron un agente encubierto que “contrató” a Kuklinski para un asesinato. Cuando la Policía arrestó a Richard, bloquearon su calle. Fueron necesarios varios oficiales para poder derribarlo y conseguir arrestarlo.

Kuklinski fue descubierto por su método de congelar a las personas, cuando no dejó derretir bien un cuerpo y el oficial de la morgue descubrió astillas de hielo en el corazón de la víctima. Cuando las autoridades finalmente descubrieron a Richard en 1986, basaron su caso en los testimonios del oficial encubierto Dominick Polifrone y en la evidencia que reunió el detective Pat Kane de Nueva Jersey, quien comenzó una investigación sobre Kuklinski seis años atrás.

La investigación estuvo coordinada con la oficina del Distrito General de Nueva Jersey y la oficina de Alcohol, tabaco y armas de fuego. En una entrevista, Richard reveló que el único amigo que no mató fue Phil Solimene, aún creyendo que él lo delató.

Para capturarlo, el detective Kane reclutó a Solimene y, junto con Polifrone, grabaron una cinta donde el agente encubierto contrataba a Kuklinski para un asesinato, determinando el método que iba a usar. Cuando la Policía arrestó a Richard, bloquearon su calle. Fueron necesarios varios oficiales para poder derribarlo y conseguir arrestarlo. Su esposa también fue arrestada por posesión de armas, pues uno de los coches estaba registrado con su nombre; cuando uno de los oficiales la empujó con su bota, Kuklinski perdió el control y varios oficiales debieron someterlo.

En 1988 la Corte de Nueva Jersey condenó a Richard por cinco homicidios con una sentencia de varias cadenas perpetuas, no podría lograr la libertad condicional hasta que tuviera 110 años (una forma de asegurarse que nunca saliera de prisión). En todo caso esa opción desapareció del todo cuando en el 2003 fue acusado por el asesinato del detective de Nueva York, Peter Calabro, a quien Kuklinski emboscó y disparó con una escopeta el 14 de marzo de 1980, sumándose así 30 años más a su encarcelamiento

.
Popularidad tras las rejas

Mientras estuvo preso, Kuklinski recibió abogados, psiquiatras, criminólogos, escritores y reporteros, entre otros. Ahí filmó dos documentales. En el 2006 Philip Carlo publicó la novela “The Iceman”. Durante una entrevista Kuklinski reveló que jamás mataría a un niño y mucho menos a una mujer. En las entrevistas confesó que en repetidas ocasiones él secuestraba a sus víctimas en vez de asesinarlas, atando sus manos y pies con cinta, para dejarlas en una cueva en la espesura del bosque, donde eran comidas vivas por ratas que eran atraídas por el llanto de las víctimas. Richard también filmaba estas escenas como prueba para que el comprador sepa cuánto sufrían antes de morir.

Mientras estuvo preso, Kuklinski recibió abogados, psiquiatras, criminólogos, escritores y reporteros, entre otros. Ahí filmó dos documentales. En el 2006 Philip Carlo publicó la novela “The Iceman”. Durante una entrevista Kuklinski reveló que jamás mataría a un niño y mucho menos a una mujer.

El único asesinato que Kuklinski lamentaba fue cuando iba a matar a un hombre y éste comenzó a rezar; el asesino le dijo que, si Dios no lo salvaba en 30 minutos, lo mataría, forzando al hombre a esperar ese tiempo antes de morir. Esta fue la máxima expresión del humor sádico de Iceman.

.
La inesperada muerte de Iceman

Kuklinski pensaba que lo estaban envenenado pero las investigaciones forenses revelaron que murió por causas naturales.

El 5 de marzo de 2006 Kuklinski falleció en el centro médico de St. Francis, en Trenton, Nueva Jersey. Su muerte fue algo sospechosa pues tenía que testificar en contra del líder de la familia Gambino, Sammy Gravano, quien le dio la orden de matar al detective Peter Calabro. Iceman había negado saber que Calabro era policía, aunque afirmó que lo hubiera asesinado igualmente de haberlo sabido.

Antes del juicio contra Gambino, Kuklinski le dijo a sus familiares que creía que lo estaban envenenando, pocos días después de la muerte de Richard, los abogados retiraron los cargos contra Sammy Gravano, diciendo que sin el testimonio de Kuklinski no había suficiente evidencia para continuar la investigación. El médico forense Michael Baden, realizó una autopsia para determinar la causa del fallecimiento del asesino y el resultado reveló que murió por causas naturales.

El actor Mickey Rourke, reconocido por sus roles de anti héroes, está rodando un filme donde representa al notorio asesino bajo el título: “Iceman, confesiones de un asesino de la mafia”.

.

.

FUENTES: 1234 – 5

4 Comments »

  1. darkzero 11 abril, 2013 at 22:56 - Reply

    Excelente reporte. Gracias y espero buscar el documental de Iceman

  2. epona 20 abril, 2013 at 21:59 - Reply

    Causas naturales? Claaro…hasta el mismo forense metido en el ajo, por dinero baila el mono…

  3. carmen chang 16 julio, 2013 at 22:23 - Reply

    Yo te aviso que murió por causas naturales. Además, merecía morir. Tan maquiavélico que fue. Y pretende tener consciencia diciendo que no mataría a un niño y menos a una mujer. Qué cínico.Allá está bailando en las pailas del infierno.

  4. Trejo 23 agosto, 2013 at 20:18 - Reply

    Los deberian torturar poco a poco para que su muerte sea lenta…

Leave A Response »