Pedro Alonso López – El Monstruo de Los Andes

admin 15 agosto, 2012 47

Este asesino confesó haber violado y asesinado más de 300 niñas. Su ruta de sangre pasó por Los Andes de Colombia, Ecuador y Perú. Siempre mataba a las víctimas de día, pues adoraba el “momento divino” en que observaba “cómo se iba apagando la luz de sus ojos”.

Nacido en la miseria

Pedro (arriba una casa tan pobre como la suya) nunca conoció a su padre y fue el séptimo de 13 hijos en un hogar pobre donde su madre, maltratadora según él, se prostituía delante de ellos… 

Pedro Alonso López nació en 1948 en Santa Isabel, dentro del departamento colombiano de Tolima. Su padre, Megdardo (o Medargo) Reyes, fue miembro del Partido Conservador de Colombia: murió víctima de un cruce de balas acaecido en medio la guerra civil[1] de aquel entonces, justo seis meses antes del nacimiento de Pedro Alonso. Así, a Pedro le tocó nacer sin padre y como el séptimo de 13 hijos, en medio de un hogar marcado por la pobreza.

 A los pocos meses Pedro fue llevado a la población de El Espinal. Allí, según Pedro, su madre Belinda López Castañeda ejercía la prostitución en casa y sus hijos, que dormían todos en una gran cama (pequeña para tantas personas) cuya habitación estaba separada por una insignificante cortina, veían y/o escuchaban las obscenas interacciones de su madre con los clientes.

Años después, intentando justificar un tanto sus infamias, Pedro diría que su madre fue una mujer dominante, maltratadora y tirana, una mujer que, tras sorprenderlo palpando los pechos de una hermana menor en medio de un intento por tener sexo con ella, lo expulsó de la casa e incluso, cuando Pedro regresó al día siguiente, se encargó de meterlo en un bus y abandonarlo a unas 200 millas de casa.

A los ocho años Pedro abandonó su hogar. Él dice que su madre (arriba) lo echó al encontrarlo manoseando los senos de una hermana menor, pero su madre no solo niega esto sino que además agrega que nunca lo maltrató, que fue afectuosa con él y que creyó que lo habían raptado el día en que él desapareció.

Muy distinta es sin embargo la versión de doña Belinda, quien dijo que fue una madre cariñosa y hasta comentó, recordando con cierto cariño, que Pedro Alonso quería ser profesor cuando era niño. Además agregó que nunca lo encontró tocando los pechos de su hermana y que nunca lo echó de casa. En relación a eso, un documental de Biography Channel —en el cual la madre de Pedro declara todo lo susodicho—afirma que en realidad Pedro escapó y que su madre creyó que lo habían secuestrado, ante lo cual lloró desconsoladamente y después habló con un supuesto testigo, quien dijo haber visto a Pedro yendo a Cali con un hombre.

En todo caso, Pedro terminó en las peligrosas calles de Colombia, un país que en aquel entonces tenía una tasa de criminalidad mucho mayor a la de cualquier otro país; y Pedro, con tan solo ocho años, habría de comprobarlo por cuenta propia…

.
La raíz del mal

Cierto día, cuando Pedro estaba en las calles, un hombre mayor se acercó amablemente a él para ofrecerle comida y un lugar para vivir. Ante tanta generosidad y una actitud de compasión aparente, el ingenuo niño aceptó y se fue con el extraño. Después, en vez de alimentarlo, el hombre lo llevó a un edificio abandonado y lo sodomizó no una, sino muchas veces, tras lo cual lo dejó abandonado en la calle…

Estando en las calles y teniendo ocho años, Pedro fue engañado por un hombre mayor, llevado a un edificio abandonado y sodomizado. Años después dijo: “Perdí mi inocencia a la edad de ocho años, así que decidí hacer lo mismo a tantas muchachas jóvenes como pudiera”.

Años después, Pedro dijo que había llegado a ser lo que era por el impacto que le produjo ver a su madre prostituyéndose y, aún más, por la violación de la que fue víctima a sus ocho años: “Perdí mi inocencia a la edad de ocho años, así que decidí hacer lo mismo a tantas muchachas jóvenes como pudiera”.

.
Un rescate temporal

Luego de su terrible experiencia Pedro se volvió temeroso y desconfiado ante los extraños. Fue éste Pedro traumatizado el que en medio de las calles aprendió el lenguaje de la violencia…

De niño Pedro tuvo que ser un gamín (niño de la calle) y asociarse con otros gamínes para protegerse de posibles violadores, de ladrones o perros callejeros. Siendo gamín aprendió a fumar bazuco (droga derivada de la cocaína), a conseguir comida de la calle y vivir la violencia como algo diario, ya que a veces los gamínes se disputaban a cuchillos (arriba) las bancas, los edificios abandonados y otros lugares para dormir.

Como muchos niños, Pedro estaba expuesto a posibles abusos por parte de adultos extraños. Era un “gamín” (así les dicen a los niños de la calle en Colombia) y como tal tenía que asociarse a otros gamines si quería sobrevivir. Pero tal asociación no estaba exenta de terribles males: fue entre los gamines de su grupo donde aprendió a fumar bazuco (forma impura y muy tóxica de la cocaína) y donde a veces tuvo que participar en las espantosas peleas a cuchillos que se daban entre grupos de gamines cuando había disputa por bancas u otros lugares propicios para dormir como callejones o edificios abandonados. Esos, y otros males como tener que buscar comida en la basura, fueron las cargas que Pedro soportó hasta que a sus nueve años, después de andar de vagabundo unos días en Bogotá (a la cual llegó por su cuenta), fue rescatado por una pareja de ancianos estadounidenses.

Naturalmente Pedro aceptó al ver que, tratándose esta vez de un hombre que tenía a su mujer y que además era bien mayor, la situación no podía ser peligrosa. Además en ésta ocasión la actitud del potencial benefactor estaba acompañada de comida caliente y lucía mucho más sincera que la primera vez.

Durante unos tres años todo marchó bien: tenía comida, educación y buen trato por parte de la pareja.

.
De vuelta a las calles

A los 9 años (arriba un poco mayor) Pedro fue recogido de la calle por una pareja de ancianos estadounidenses. Con ellos tuvo educación, comida y buen trato, hasta que a los 12 años un profesor de la escuela abusó de él y Pedro, sin dar aviso, volvió a su vida en las calles…

Pedro parecía destinado para la mala vida pues aquellos tres años acabaron de forma abrupta cuando cierto día un profesor lo violó.

Lo normal hubiese sido que Pedro se queje o que, como en tantos casos similares, calle por miedo y aguante la situación hasta que pase. Sin embargo el caso fue que aquella violación desató toda la ira que a sus cortos doce años Pedro llevaba dentro, por lo que impulsivamente fue, tomó (robó) dinero de una oficina de la escuela y se marchó para nunca volver.

Seis fueron los años que Pedro sobrevivió en las calles tras renunciar a su vida con la pareja americana. Por un tiempo buscó trabajo pero nunca consiguió nada debido a su nula experiencia laboral y su escasa formación académica. Entonces comenzó a vivir de pequeños hurtos, sufriendo frecuentes detenciones de la Policía, en las cuales siempre era soltado (por ser menor de edad y por la poca gravedad de sus delitos) pero jamás sin recibir antes una buena paliza…

Siendo ya un adolescente mayor (casi un adulto), Pedro logró convertirse en un habilísimo ladrón de automóviles, tan hábil que incluso llegó a ser admirado por los novatos del ámbito, bien pagado y muy solicitado por los que controlaban el negocio.

A pesar de eso su habilidad no fue suficiente para evitar que lo detuvieran en 1969, cuando contaba con 21 años y ya se lo podía enviar directamente a la cárcel, donde en efecto fue a parar tras ser sentenciado a siete años de prisión…

.
Descubriendo el placer de matar

No pasaron sino dos días cuando el fantasma del pasado regresó para atormentar a Pedro. Así y sin razón aparente, dos reclusos mayores lo agarraron, lo sometieron y le hicieron aquello que anteriormente tanta rabia le había provocado: violarlo…

Esta vez Pedro sabía que podía vengarse puesto que ya no era una criatura de 8 o 12 años. Decidió entonces ir en busca de un cuchillo de la prisión para así cortarles el cuello a sus violadores.

El castigo por tal venganza fue de dos años adicionales de prisión, ya que el acto fue considerado como un asesinato en defensa propia.

En 1969, a sus 21 años, Pedro fue enviado a prisión por robo de autos. Allí fue violado por dos presos pero se vengó cortándoles el cuello. Fueron sus primeros asesinatos y gracias a ellos descubrió el placer y la sensación de poder que le daba asesinar, dando así el paso para después juntar el asesinato con la violación. Arriba lo vemos fumando algunos años después: sin barba, con un aspecto semejante al que debió tener en 1969.

A nivel de su evolución criminal esos asesinatos, según la opinión de algunos expertos, hicieron que él se dé cuenta del gran placer que le producía matar, por lo que si antes de eso era un violador pedófilo en potencia, después de eso ya había dado el paso psicológico para, en un futuro próximo, sumar el placer de asesinar al placer de violar.

Durante el tiempo que permaneció en prisión, el odio de Pedro hacia su madre se sumó a su consumo de pornografía para fortalecer en él la dañina imagen que tenía del sexo opuesto: una imagen correspondiente a una visión peyorativa, deshumanizante y fuertemente marcada por un proceso de cosificación de la mujer.

Finalmente, pese a la condena que le había sido dictada, salió libre en 1971[2] a sus 23 años.

.
El Monstruo de Los Andes

Tras su liberación, Pedro Alonso viajó por Colombia, Ecuador y Perú. Su ruta precisa no se sabe con certeza, pero lo cierto es que sus víctimas eran niñas de entre 8 y 13 años, pobres y prácticamente siempre de raza indígena, raza que por lo general se concentra en las elevaciones de una cordillera que atraviesa los tres países en los que el sanguinario asesino regó sangre inocente: la Cordillera de Los Andes.

.
El castigo de los ayacuchos

Fue después de su liberación a los 23 años cuando, en el inicio de su sangrienta ruta, Pedro Alonso recorrió casi todo Perú dejando a su paso 100 chicas muertas.

A inicios de los años setenta, Pedro recorrió el Perú matando y violando a más de 100 niñas. Sin embargo, en el norte de ese país fue capturado por indios ayacuchos mientras intentaba raptar a una niña. Los indios lo torturaron por horas y después lo enterraron hasta el cuello en arena, cubriéndole la cabeza de miel para que sea devorado por las hormigas. Iba a morir, pero una misionera apareció y convenció a la turba de que debían entregarlo a la Policía…

Sin embargo, al final de esa odisea criminal, Pedro recibió un aleccionamiento por parte de los indios ayacuchos cuando, en el norte del Perú (no se sabe el punto exacto), fue sorprendido por un grupo de éstos en el intento por llevarse a una niña de 9 años para abusar de ella. Entonces y tras darse cuenta de que habían dado con el monstruo detrás de tantas niñas desaparecidas en la zona, lo ataron y lo torturaron durante horas (haciéndole cosas como frotarle la ortiga) hasta que finalmente resolvieron darle una muerte lenta y terrible de la que lastimosamente fue salvado. Cuenta López al respecto: “Los indios en el Perú me habían atado y enterrado en la arena hasta el cuello cuando se enteraron de lo que les había estado haciendo a sus hijas. Me habían cubierto de miel y me iban a dejar para ser devorado por las hormigas, pero una señora misionera americana vino en su jeep y les prometió que me entregaría a la Policía. Me dejaron atado en la parte trasera de su jeep y se alejó, pero ella me soltó en la frontera de Colombia y me dejó ir. Yo no le hice daño porque ella era demasiado vieja para atraerme”.

Casi seguro es que la versión anterior sea falsa si tenemos en cuenta que los exámenes psiquiátricos determinaron que Pedro Alonso hacía uso de la mentira y, sobre todo, si consideramos que las fuentes más serias (como el documental de Biography Channel y el artículo de trutv) dicen que la misionera, tras convencer a los indios de que el asesinato era impío a los ojos de Dios, realmente sí puso al criminal en manos de las autoridades, por lo cual posteriormente y a consecuencia de que en su habitual negligencia la Policía de Perú se negó a invertir el esfuerzo y el dinero necesario en investigaciones, Pedro fue deportado[3] al vecino país de Ecuador…

.
Retrato de “el peor de los canallas”[4]

Pedro (arriba) era un asesino organizado que seguía a sus víctimas por días y que siempre, consciente de la despreocupación policial por los desfavorecidos, procuraba elegir niñas de escasos recursos económicos…

Como se dijo anteriormente, Pedro acechaba a niñas pobres, casi siempre de raza indígena. Nunca mató niñas blancas, ya que, en países como los que él estuvo, la raza blanca es el grupo étnico económicamente menos desfavorecido[5], mientras que los negros y los indios son los más afectados por la pobreza. Así, Pedro Alonso era un asesino prudente que intentaba no elegir a aquellas víctimas cuyos padres pudieran tener suficiente dinero como para hacer que la Policía, siempre algo indolente ante la suerte de los pobres, tome cartas en el asunto. Siguiendo esta misma actitud de prudencia, Pedro Alonso era capaz de seguir por varios días a una niña hasta que se diera el momento en que estuviese sola, momento en el cual hacía cosas como darle regalos y pedirle que lo siga a las afueras, donde supuestamente le daría otro regalo para que lleve a su mamá; también a veces se presentaba como vendedor ambulante o como una persona indefensa y perdida. Complementariamente, Pedro Alonso podía dejar de seguir a una niña (solía seguirlas por horas si era necesario) si veía que la niña entraba a casa o entraba a una zona en que ya no fuera viable intentar llevársela. Por estos y otros aspectos como el hecho de que se aseguraba de que sus víctimas estuviesen muertas verificando su respiración o cortándoles las muñecas para ver si la sangre aún bombeaba, los criminólogos nunca han dudado en decir que Pedro Alonso era un asesino organizado[6]. De este modo, incluso renunció a las más apetecibles víctimas: “A menudo seguí a familias de turistas con el deseo de llevarme a sus hermosas hijas rubias. Pero nunca tuve la oportunidad. Sus padres vigilaban demasiado”

Pedro dijo que “caminaba por las plazas buscando a una niña con cierta apariencia en la cara, una apariencia de inocencia y belleza”. Él elegía a las niñas porque éstas simbolizaban la inocencia que había perdido de niño al ser violado y que, de forma retorcida, quería vengar haciéndole lo mismo a otros seres inocentes como las niñas de arriba, que fueron algunas de las cientos que violó y mató…

Con respecto a su tendencia pedófila Pedro (arriba) dijo con cierto cinismo: “Es como comer pollo. ¿Por qué comer pollo de edad cuando se puede tener el pollo joven?”

Una característica importante de Pedro Alonso era su gusto por la inocencia. Dijo así que “caminaba por las plazas buscando a una niña con cierta apariencia en la cara, una apariencia de inocencia y belleza” y admitió que, debido a su inocencia, las muchachas de Ecuador le gustaban particularmente: A mí me caen bien las muchachas de Ecuador, son más dóciles, más confiadas e inocentes, no son como las muchachas colombianas que sospechan de los extraños. Si nos preguntamos entonces por qué Pedro mataba niñas, tenemos que, según han observado los expertos, éstas eran un símbolo de la inocencia que él mismo perdió en la infancia, inocencia que fantaseaba con arrebatar (en parte para “vengarse”[7]). Cabe no obstante dejar claro que, asociada a esta búsqueda por destruir la inocencia, está la principal finalidad del asesino, finalidad que no es la venganza sino, y a partir de una fijación del deseo sexual en la figura de la niña[8] como consecuencia de traumas sexuales del pasado, es la persecución del placer, por lo cual los criminólogos han catalogado a López como un asesino hedonista. Con respecto a su tendencia pedófila Pedro dijo: “Es como comer pollo. ¿Por qué comer pollo de edad cuando se puede tener el pollo joven?”. También, y he aquí que se evidencia el aspecto más siniestro de este asesino, unido al deseo pederasta estaba una actitud de atracción y veneración por la muerte: “Quería tocar el placer más profundo y la excitación sexual más profunda, antes de que su vida se marchitara”.

Pedro se llevaba a la niña a un lugar apartado, allí la obligaba a tener sexo con él (arriba una ilustración de eso) y la mantenía completamente viva hasta el amanecer, momento en el que la volvía a violar mientras la estrangulaba mirándola a los ojos para ver cómo la vida se extinguía en la mirada de la víctima: “Quería tocar el placer más profundo y la excitación sexual más profunda, antes de que su vida se marchitara”, dijo Pedro.

Sería sin embargo aventurado el catalogarlo de necrófilo en el sentido convencional[9], ya que nunca tuvo sexo con cadáveres. Claro resulta pese a lo anterior el que sí existía una cierta pulsión erótica hacia la muerte en tanto que era justo en los momentos previos a la muerte de la víctima cuando el asesino buscaba el máximo orgasmo. Pero iba más allá. Así, su placer en este aspecto estaba principalmente en el hecho de causar y contemplar la extinción de la vida. Puede entonces y sin la menor duda, adjudicársele al Monstruo de Los Andes la posesión del “carácter necrófilo” de que habló el famoso psicoanalista Erich Fromm: ‹‹La necrofilia en sentido caracterológico puede describirse como la atracción apasionada por todo lo muerto, corrompido, pútrido y enfermizo; es la pasión de transformar lo viviente en algo no vivo, de destruir por destruir, y el interés exclusivo por todo lo puramente mecánico. Es la pasión de destrozar las estructuras vivas››

 “Había un momento divino cuando ponía mis manos alrededor del cuello de las niñas y observaba cómo se iba apagando la luz de sus ojos. Solo aquellos que matan saben a qué me refiero” (Pedro Alonso López)

Vemos así esa “pasión de transformar lo viviente en algo no vivo” en lo subrayado dentro de las siguientes declaraciones de Pedro Alonso López: “A la primera señal del amanecer me excitaba. Obligaba a la niña a tener sexo conmigo y ponía mis manos alrededor de su garganta. Cuando el sol salía la estrangulaba. […] Solo era bueno si podía ver sus ojos. Nunca maté a nadie de noche. Habría sido un desperdicio en la oscuridad, tenía que verlas a la luz del día […]. Había un momento divino cuando ponía mis manos alrededor del cuello de las niñas y observaba cómo se iba apagando la luz de sus ojos. Solo aquellos que matan saben a qué me refiero”.

Ligada a su carácter de psicópata está la forma en que Pedro Alonso despersonalizaba y hasta cierto punto cosificaba a sus víctimas. Esto se ve en cómo hablaba y jugaba con los cadáveres de las niñas, niñas que para él no eran personas individualizadas con un hombre y una historia propia. Eran simplemente “sus muñequitas” (así les llamaba cínicamente), sobre las cuales cierta vez expresó: “A mis amiguitas les gustaba tener compañía. Solía poner tres o cuatro niñas en un hoyo y hablarles (…) Era como hacer una fiesta, pero después de un rato, como ellas no se podían mover me aburría e iba a buscar nuevas niñas.”

De aquellas fosas comunes que Pedro Alonso hacía para sus “muñequitas”, se ha dicho que eran sus “lugares históricos” y que, en ese sentido, expresaban el “trofeo simbólico” que para López representaba el conocimiento de dónde se hallaban sus víctimas y la percepción (potenciada por la acumulación de cadáveres) de lo enorme (y por tanto importante) que era su obra criminal, y es que a diferencia de otros asesinos, él no guardaba objetos de las víctimas ni anotaba sus nombres o tan siquiera el número que les correspondería en la lista de asesinatos.

Pedro jugaba y hablaba con los cadáveres: “A mis amiguitas les gustaba tener compañía. Solía poner tres o cuatro niñas en un hoyo y hablarles (…) Era como hacer una fiesta, pero después de un rato, como ellas no se podían mover me aburría e iba a buscar nuevas niñas”. Él decía que eran sus “muñequitas”. Arriba vemos restos de sus “muñequitas” encontrados por los investigadores…

Las evaluaciones psicológicas que se le efectuaron tras su captura, revelaron que López era un “sociópata” que sufría por un “trastorno de personalidad antisocial”, que era alguien que “no tiene conciencia” ni “empatía” y que mostraba una considerable habilidad para manipular y engañar a otros mediante su discurso, mediante las palabras.

Evaluaciones psicológicas revelaron que López era un “sociópata” con “trastorno de personalidad antisocial”, alguien sin “empatía” y con gran habilidad para manipular y engañar. Según López (arriba), él mataba a las niñas para librarlas de la pobreza y el sufrimiento en este mundo y para que al morir vayan directo al cielo…

Muestra de este carácter manipulador y engañador se ve en el hecho de que, si bien por una parte pretendía que su finalidad era matar a esas niñas pobres para librarlas de la pobreza y hacer que vayan directamente al cielo, por otra parte se mostró, en otros momentos, como un sujeto que temía a la muerte porque no creía que fuera a haber nada más que una “oscuridad nula” y un olvido de todo, siendo así evidente el hecho de que no creía que pudiera haber un cielo y por ende mentía cuando decía que mataba con el fin de librar a las niñas de la miseria y hacer que vayan al cielo. Obsérvese pues su verdadera concepción y actitud frente a la muerte: 1) “Cuando uno se muere pues, por total pierde uno lo que es los sentimientos, su visibilidad de los ojos para ver y, una muerte que uno ya no vuelve ni a saber quién es uno, todo queda así en una oscuridad nula”. Esto lo dijo cuando lo entrevistaba un canal de televisión en Ecuador. 2) “Yo estoy muy joven para morir, hombre”. Esto lo dijo a un periodista (no se muestra quién), con cara de intensa preocupación, en el documental de Biography Channel.

.
Capturado en Ambato

Pedro Alonso López, por un buen tiempo, se dio gusto violando y matando a las “dóciles”, “confiadas” e “inocentes” muchachas de Ecuador, pero en Ambato, y sobre todo a raíz del asesinato de la hija de un comerciante que no era de clase social baja pese a ser de raza indígena, las autoridades empezaron a tomarse en serio las desapariciones de las que era autor López.

En abril de 1980, cuando Pedro intentó secuestrar a una niña en un mercado de Ambato, fue detenido por comerciantes y compradores luego de que éstos atendieran los gritos que la desesperada madre dio para que atrapen al captor de su hija. Tras eso vino la Policía y Pedro fue llevado a la comisaría.

En sus inicios creyeron que se trataba de niñas desaparecidas debido al aumento en el comercio de menores de edad para fines de esclavitud sexual (la llamada “trata de blancas”), sin embargo en abril de 1980 una inundación descubrió una de las fosas de Pedro y, ante los restos de cuatro niñas, la Policía supo que lidiaban con un asesino en serie y empezó a investigar, aunque nunca se logró nada y fue un descuido del asesino lo que terminó haciéndolo caer…

Así, apenas unos días después de la inundación, Carvina Poveda había ido de compras al mercado con su hijita Marie de 12 años. Pedro Alonso, que había visto a la niña, no se contuvo como otras veces e intentó raptarla dentro del mercado. Entonces Carvina clamó por ayuda y rápidamente los comerciantes y algunas personas corrieron tras el asesino, quien había conseguido salir del mercado pero no fue lo suficientemente rápido como para evitar ser atrapado por la indignada turba.

.
Confesiones y salto a la fama

Cuando la Policía llegó se toparon con un individuo que divagaba incoherencias[10] y, tras llevarlo en un remolque y bajarlo en la comisaría, pensaron que estaban ante un loco.

En la comisaría Pedro guardó silencio absoluto al ser interrogado. Ante eso, el capitán Córdoba (arriba) actúo como agente encubierto haciéndose pasar por sacerdote y convirtiéndose en amigo de Pedro, con lo que consiguió que éste confesara haber matado a más de 300 niñas en Ecuador, Perú y Colombia.

Allí, en la oficina principal de la comisaría, Pedro adoptó una actitud de silencio absoluto ante todas las preguntas que le hicieron a lo largo del interrogatorio. Frente a esa situación la Policía tenía que ser astuta y cuidadosa, ya que para aquel momento Pedro era solo sospechoso de haber asesinado y, si querían que se confirmase aquella condición de culpable de la cual estaban casi seguros, debían hacer que suelte todo y para ese fin la intimidación no era idónea.

Fue en medio de esa problemática que surgió la figura del Capitán Córdoba, quien actuó como agente encubierto y se hizo pasar por el Padre Córdoba Gudino. Con mucha habilidad, el policía logró hacerse amigo del asesino y conseguir su confianza y con ella las confesiones de sus horrendos crímenes. Ahora por fin sabían que tenían a un asesino serial que había confesado matar a por lo menos 110 muchachas en Ecuador, 100 en Colombia y “muchas más de 100” en Perú.

Pero… ¿qué tal si, como ya se había dado con otros asesinos, Pedro mentía para obtener protagonismo? Bajo esta duda los investigadores estuvieron escépticos, hasta que Pedro se ofreció a guiar a una caravana policial a los lugares donde dormían los huesos de sus “muñequitas”…En el primer lugar que les mostró habían 53 cadáveres de muchachas cuyas edades estaban comprendidas entre los ocho y los doce años; de allí, en los 28 nuevos sitios, se hallaron nuevos cuerpos y el total fue de más de 57. Pese a no hallar los otros cadáveres que deberían estar para avalar las confesiones de Pedro, algunos investigadores sugirieron que ciertos animales debieron esparcir los restos y que las riadas habían “lavado” el terreno. Frente a lo encontrado Vencedor Lascano, director de asuntos de la prisión, no dudó de las confesiones del asesino y dijo a un periodista: “Si alguien se confiesa autor de cientos de asesinatos y se encuentran más de 57 cadáveres, debemos creer lo que dice […]. Pienso que su estimación de 300 es muy baja”

.
Una insignificante condena

Era claro que Pedro Alonso López era un asesino en serie digno de pasar al salón de la fama donde estaban monstruos como Garavito, Gille de Rais, Gary Ridgway, Chikatilo y otros más. A pesar de eso la máxima condena aplicable en Ecuador era de 16 años de cárcel, los cuales se le asignaron como castigo en 1981, cuando Pedro Alonso contaba con 33 años.

En 1981 condenaron a Pedro a la máxima pena que había en el Ecuador de entonces: 16 años…Los primeros dos los pasó en la prisión de Ambato, los otros 12 (salió antes por buen comportamiento) en el Penal García Moreno, dentro del Pabellón B (arriba), donde pasó sus días escribiendo en su diario, fumando bazuco (droga a base de cocaína) y grabando monedas con la cara de Cristo en un lado y la del Diablo en el otro…

Inicialmente el lugar que le asignaron fue la prisión de Ambato, donde estuvo dos años tras los cuales fue transferido al Penal García Moreno. Allí se lo destinó al Pabellón B, concebido para violadores y asesinos.

En el Pabellón B, Pedro Alonso pasó sus días de forma solitaria: fumando bazuco (droga barata hecha a base de residuos de cocaína), escribiendo en un diario y grabando monedas con la cara de Jesús en un lado y la del Diablo en el otro.

.
Del sanatorio a la libertad

El Monstruo de Los Andes solo cumplió 14 de los 16 años debido a su buen comportamiento. El día que salió no cabía en sí de felicidad: gritaba, saltaba, hasta agradecía a Dios…

Pedro Alonso, agradeciendo a Dios tras su liberación en 1994

Hubo gran indignación popular tras la liberación de Pedro y muchos familiares de las víctimas protestaron. “En este país piensan que solamente los ricos tienen acceso a la Policía, a la Justicia”, dijo la hermana (arriba, izquierda) de una víctima y el padre (arriba, derecha) de la misma víctima dijo de la Policía: “están en contra de uno”.

Como contraparte el pueblo ecuatoriano estaba indignado, tanto que incluso hubo manifestaciones y se exigió al presidente que cambie la pena máxima[11]. Afortunadamente se dio una respuesta rápida, consciente e ingeniosa: apenas una hora después de su liberación, se lo detuvo por ser extranjero y no tener “la documentación en regla”, por lo cual lo deportaron a Colombia, donde fue procesado por asesinar a dos niñas en 1979.

Una hora después de su liberación, Pedro (arriba, de espaldas) fue deportado a Colombia por no tener sus documentos “en regla”. Allí lo declararon demente y lo internaron en un sanatorio, del cual salió en 1998 tras ser declarado “cuerdo”…

En Colombia lo declararon demente y en 1995, en vez de meterlo a la cárcel, lo internaron en un sanatorio, del cual fue ignominiosamente liberado en 1998 cuando, tras declararlo sano, se le soltó con fianza de 50 dólares y la condición de que siga recibiendo tratamiento psiquiátrico y se reporte cada mes ante el Poder Judicial.

Como era de esperarse, Pedro Alonso López jamás se reportó al Poder Judicial. En lugar de eso, Pedro viajó al Espinal para encontrarse con una vieja conocida a la cual había responsabilizado por “todo el dolor” de su “corazón”: su madre, doña Benilda López Castañeda, mujer que tiempo atrás había suplicado que no lo suelten porque podría ir y matarla.

Sin embargo López fue relativamente compasivo y no tocó un solo pelo de la anciana. En vez de matarla, al verla le dijo: “Madrecita, arrodíllese que voy a echarle una bendición”. Pero eso solo era el principio pues, aunque no mostró una actitud violenta, López realmente había ido a arreglar cuentas, y su forma de hacerlo fue exigirle a su madre que venda la cama y una silla para darle dinero…

A López lo habían soltado del sanatorio en 1998 con la condición de que continué su tratamiento psiquiátrico y se reporte cada mes ante una corte. López jamás cumplió y fue al Espinal a visitar a su madre (arriba). En vez de matarla como ella creía, la bendijo y el único ajuste de cuentas que hizo fue exigirle que venda la cama y una silla para darle un dinero que él usó para marcharse y nunca más aparecer…

Con ese dinero López se marchó y no se volvió a saber de él hasta que, en octubre del 2002, Colombia emitió a la Interpol un pedido de búsqueda y captura pues sospecharon que era Pedro Alonso López quien estaba detrás de un asesinato reciente en El Espinal.

Nunca se volvió a ver a López, pero en octubre del 2002 Colombia emitió a la Interpol un pedido (arriba) de búsqueda y captura pues sospecharon que era él quien estaba detrás de un asesinato reciente en El Espinal. Familiares de las víctimas ofrecieron 25000 dólares a quien lo liquidara, pero su madre intuye que López aún vive. Si es así, quizá en su deseo persistan las palabras que pronunció en prisión: “El momento de la muerte es apasionante, y excitante. Algún día, cuando esté en libertad, sentiré ese momento de nuevo. Estaré encantado de volver a matar. Es mi misión.”

En todo caso no se ha vuelto a saber nada del Monstruo de Los Andes, aunque lo más probable es que siga vivo, de lo cual su madre está absolutamente segura pues, según contó, siempre que alguien cercano a ella se ha muerto, su espíritu se le ha “revelado”, cosa que no ha ocurrido con Pedro. Y es que, antes de haberlo dejado libre en 1998, las autoridades colombianas debieron de tener en cuenta estas palabras suyas: “El momento de la muerte es apasionante, y excitante. Algún día, cuando esté en libertad, sentiré ese momento de nuevo. Estaré encantado de volver a matar. Es mi misión.”

 .

 .

FUENTES: 12345678910 – 11 – 12


[1] La problemática se desató en 1948, año en que el popular político liberal Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado, tras lo cual la guerra civil estalló. Tal guerra continuaría por los próximos 10 años y serían más de 200.000 los que fallecerían antes del fin de la guerra.

[2] Esto es lo que dice el documental de Biography Channel. Otras fuentes discrepan pero dicho documental es, al menos dentro de lo que está disponible en internet, la fuente más profesional, seria y confiable en relación al tema. En youtube es posible verlo aunque no ha sido traducido al español: http://www.youtube.com/watch?v=9dYOt_jH1Fs

[3] Según algunas fuentes esto debió ser en 1973, pero lo cierto es que no se conoce con precisión la fecha de este acontecimiento o, por último, el acceso al dato es de gran dificultad.

[4] “El peor de los canallas”, forma en la que acertadamente Pedro Alonso se refirió a sí mismo alguna vez.

[5] Este fenómeno sociológico es perfectamente expresado en la famosa novela Las cruces sobre el agua, escrita por el ecuatoriano Joaquín Gallegos Lara; dice así una línea: ‹‹En Guayaquil ser blanco es tener plata››

[6] El asesino organizado tiene un método, intenta no dejar evidencias, planifica sus crímenes, es cerebral; el asesino desorganizado en cambio es impulsivo, es descuidado y deja huellas, no planifica, no es regular. Estudios han demostrado que el coeficiente intelectual de los asesinos organizados nunca desciende de 105 (el promedio es 100), mientras que el de los desorganizados suele estar por debajo del promedio.

[7] Como en tantos asesinos, la venganza opera de forma retorcida: no se da contra el culpable o los culpables reales ni tan siquiera con sujetos semejantes a los culpables reales, se da en la figura de inocentes que hasta cierto punto y en cierta forma representan a la víctima que el asesino fue en el pasado, por lo cual, en este tipo de “venganzas”, el criminal repite su experiencia pasada, aunque ya no en el papel de la víctima sino en el de victimario.

[8] Podría aquí surgir la pregunta de por qué, a diferencia de Garavito que también fue violado de niño, Pedro Alonso no se volvió homosexual y no fijó su deseo principalmente en niños. La razón de eso está en que Garavito fue violado más veces, tuvo un padre con aparente tendencia homosexual (Garavito menciona que su padre una vez lo “acarició”) y, a diferencia de Pedro Alonso, no tuvo un estímulo sexual temprano (la infancia es clave en la construcción de la identidad sexual del sujeto) que oriente su deseo sexual hacia el género opuesto como lo fue, para Pedro, el hecho de ver a su madre prostituyéndose y, de ser ciertas sus declaraciones, el haber tenido contacto sexual con su hermana menor a los ocho años.

[9] En el sentido de alguien que, en virtud de su atracción por la muerte, siente un deseo erótico hacia la misma, deseo que de ser posible llevará a la realidad mediante el sexo con cadáveres.

[10]Un ejemplo de este discurso extravagante y sin mucha ilación es cuando, tras su detención, Pedro dice ante las cámaras de un canal de tv: “Yo soy la revelación del ser humano porque todavía no he procreado semilla alguna”, tras lo cual se queda un rato pensando y exclama con una sonrisa desvergonzada y un tono de cinismo y lamento burlón: “¡No hay amor!”

[11] Años después la cambiaron a 25 años y actualmente, en el gobierno de Rafael Correa, fue fijada en 35 años (límite para la acumulación de penas).

47 Comments »

  1. nelson 4 septiembre, 2012 at 4:19 - Reply

    ¡Qué infames!, cómo pudieron liberar a un autor confeso de más de 300 muertes. Se le debía haber aplicado la pena de muerte aún cuando en estos países no la hubiera. Ojalá haya muerto éste sádico hp

  2. rammstein 17 septiembre, 2012 at 20:09 - Reply

    En el pecado llevarán la penitencia las personas que, estando en lugares de poder privilegiado para ayudar a sus semejantes, solo piensan en robar, rascarse la panza y haraganear permitiendo que las suaves leyes de su país permitan que este tipo de sociopatas anden sueltos y sin mayor problema vivan una vida de maldad a costa de inocentes.

  3. vinicio 6 octubre, 2012 at 2:35 - Reply

    Pues la historia no cuenta el final, pues si fue llevado a la cárcel, y un reo lo asesinó, porque había violado a su hermana pequeña

    • admin 6 octubre, 2012 at 6:11 - Reply

      ¿Cuándo sucedió eso? Las fuentes más serias no dicen nada al respecto. ¿Hay fuentes serias que puedas citar en las que se afirme aquello? Debes estar confundido con otro asesino, ya que hay mucha confusión en la web en torno a los sobrenombres que se les dan, ejemplo de lo cual es un vídeo de youtube en que sale la foto de Garavito, se cuentan cosas que hizo Garavito pero se dice que es el Monstruo de los Andes…. También a Camargo lo han confundido con el Monstruo de los Andes, y Camargo sí fue asesinado por un reo en la cárcel, ya que había violado a una joven pariente del reo… Debes revisar todas las fuentes, ver las diferencias, analizar y concluir cuáles están erradas. No es nada difícil, la lógica indica con claridad cuáles están equivocadas.

  4. Angie :D 11 octubre, 2012 at 1:00 - Reply

    ¡Que bestia! violo mas de 300 niñas en los Andes eso se llama ser un maldito lo bueno que ya esta pagando su error y que ojala este en un lugar que no sea la paz por que no se lo merece …… lamentablemente sucedio en en la epoca de los 70 80 cuando no habia bonanza…..

  5. gladis 13 octubre, 2012 at 15:45 - Reply

    Que tamaña infamia cometió la Justicia colombiana, como a los policías de esta parte del mundo no les interesa lo mas mínimo la vida humana y más aún si se trata de personas de escasos recursos, para ellos mejor cuanto menos bocas que comer.

  6. alfonso 11 noviembre, 2012 at 20:59 - Reply

    nolo creo ,,,es vergonsoso saber las blandurrias de la policia en aquellos tiempos…este muerto o no ,,,mato a muchas personas y eso no lo arregla nadie..

  7. anonimo 18 noviembre, 2012 at 9:12 - Reply

    locos… locos everywhere..

  8. ANDREA 13 diciembre, 2012 at 19:09 - Reply

    Es increíble, pero es cierto que la sociedad es la que crea a los monstruos y después se convierte en una cazadora inútil que, en vez de aplicar la verdadera justicia, solo se queda siguiendo unos protocolos miserables e insulsos que terminan dando más permiso a esos desgraciados para seguir imponiendo el terror.
    Yo deseo que en Colombia se aplique la pena de muerte porque en este mundo hay mucha escoria que merece ser exterminada, el derecho a la intimidad y libertad de expresión no se puede convertir en un arma de doble filo: por respetar la ¨intimidad en los hogares¨ es que hay tanto depravado
    MUERTE A LOS MAL NACIDOS VIOLADORES Y ASESINOS SIN SENTIDO
    Puede que el hecho de matar a esas lacras me convierta en una lacra más, pero sé que Dios no es justo, es misericordioso y por eso es deber del hombre ser justo y no misericordioso con sus semejantes, por eso los mataría, porque no soy Dios.

  9. Gackt 14 diciembre, 2012 at 22:15 - Reply

    De todos este es el mas sanguinario, no tuvo compasion por ninguna niña.

  10. cortanalgas 26 diciembre, 2012 at 17:13 - Reply

    ¿Dónde estará?

  11. Luisa 30 diciembre, 2012 at 22:37 - Reply

    Este es mucho triple hi… esta peor que garavito ! muerte a todos estos enfermos

  12. hernando 7 enero, 2013 at 18:51 - Reply

    El comentario de Vinicio, el de que fue asesinado en prisión, está errado: ese fue otro de apellido Camargo

    • admin 7 enero, 2013 at 21:17 - Reply

      Exacto, a eso me referí en el comentario.

  13. el justiciero 19 enero, 2013 at 3:30 - Reply

    Colombia, jajaja, no me sorprende lo que hizo Pablo Escobar en ese país, y lo que este pinche puto reprimido hizo es aberrante pues la inocencia de los niños es lo mas sagrado en este mundo, pues es en ellos donde se encuentran los sentimientos que con el tiempo perdemos al ser adultos y que recordamos con melancolia: pagaria por desollar vivo a este hombre y mantenerlo asi con vida el mayor tiempo posible hasta arrancarle el ultimo grito de dolor, por lo que le hizo a esas niñas indefensas

  14. friend 28 enero, 2013 at 1:55 - Reply

    Una nueva clase de Homo Sapiens. Homo Monster XD

  15. Anonimo00 4 febrero, 2013 at 23:35 - Reply

    Hace algunos años, no recuerdo muy bien, quizás sea un promedio de 10 años, se escuchó el rumor de que este individuo fue visto y que habitaba por el sector de Yaruqui y Tumbaco (dos pueblos del Valle de Quito-Ecuador), y hasta se escuchó que la Policía lo buscaba, pero luego de pasado un tiempo sobre dicho rumor, quizás un par de años después, iba en el bus y estoy seguro de haberlo visto caminando por una calle de Puembo (pueblo cercano a Yaruqui), aunque en ese momento pensé que era imposible que eso sea verdad, así que fue “solo alguien similar” y decidí olvidarlo… Luego, hace tal vez 1 año o 2 máximo (es imposible ser exacto), vi otra vez a este hombre mayor en el barrio San Jose de Puembo, y se me hizo exactamente igual, incluso le faltaban dientes pero lo observé por largo rato ya que él estaba bebiendo licor con más personas en una tienda a la que yo entré, mas para esto yo tenía la idea de que el asesino real fue asesinado en la cárcel, y otra vez pensé que era “solo una persona muy parecida”, y nunca lo comenté con nadie.. Ahora, leyendo una publicación en el internet, me entero de que estaba equivocado; ya que, quien fue asesinado en la cárcel, fue Camargo Barbosa.. Entonces ahora creo que este individuo sí era Pedro Alonso López, y que es muy posible que esté viviendo entre el Sector de Puembo, Pifo, Tababela y Yaruqui y tal vez Tumbaco.. Es algo que todavía se me hace difícil de creer y, si llamo a la Policía a decirle esto, sé que no me tomarán en serio, así que prefiero publicarlo, y ojalá por medio de esto alguien inicie alguna búsqueda en estos sectores, empezando exactamente en Puembo, en el barrio San José, que fue donde creo haberlo visto hace como 2 años máximo..

    • Anónima01 8 marzo, 2013 at 13:24 - Reply

      A día de hoy, espero que la gente en lugar de preguntar que hacer al ver a ese animal suelto (lo siento por los pobres animales) dé parte a la policía INMEDIATAMENTE, por que ese criminal puede y va a volver a matar. Asi que si tienen alguna información, en lugar de estar preguntando, vaya a la policia y avise.

  16. Read 6 5 febrero, 2013 at 16:57 - Reply

    Pedro Alonso López esta vivo 2013?
    El monstruo de los Andes esta vivo 2013?
    Pedro Alonso López is alive 2013?
    The monster of the Andes is alive 2013?

  17. linda 9 febrero, 2013 at 19:41 - Reply

    De esta historia lo único que no creo es que la madre del asesino lo haya criado rodeado de amor y ternura.Lo que el cuenta de la señora debe ser cierto , lo que pasa es que la ancianidad la hace parecer muy decente, pero una mujer buena no cría una bestia como esta.El Señor Jesús lo dijo:” Por sus frutos los conoceréis”

  18. Lucia 16 febrero, 2013 at 8:05 - Reply

    La verdad es que me dio mucha lastima conforme iba leyendo cuando lo violaron a los 8 años, despues a los 12, una criatura inocente expuesta de esa manera hasta hacerla un monstruo!!!! y definitivamente la madre no lo crio con amor y ternura.
    QUE TERRIBLE!!!

  19. daniela 17 febrero, 2013 at 5:53 - Reply

    Por qué tuvo que intervenir esa misionera metiche? De haber dejado que los indígenas llevaran a cabo su merecido castigo ¡cuántas vidas se habrían salvado!Si es cierto que existe una justicia divina, karma, o como quieran llamarle,no habrá muerto, sino que estará padeciendo alguna enfermedad que lo consuma lenta, angustiosa y sobre todo dolorosamente, en el más absoluto abandono.

    • Johnnathan 22 agosto, 2013 at 6:40 - Reply

      Porque como siempre, los misioneros solo meten sus narices donde nadie los llamo

  20. alejandra 19 marzo, 2013 at 7:45 - Reply

    WTF!!! como que liberarlo!!!?
    eran 300 victimas indefensas 300!! que gracias a ellos seguro y ya aumentaron -__- obviamente el tipo es un caso perdido deberia haber estado MINIMO en un psiquiatrico durante toda su vida hasta pudrirse
    pero 16 años? libertad condicional?

    y pensar que por menos que eso dan 50 años de prision (pirateria o robo a grandes empresas qu es ocm oquitarles uns cuantos dolares) bien lo dicen la justicia es para los ricos :/
    no saben que no hay nada mas valioso que la vida de esas niñas
    al menos debieron dejar que los pueblerinos lo terminaran de linchar
    vieja metiche :/
    se que la paso muy mal de niño pero prfff no debian liberarlo enserio
    muy mal justicia MUY MAL

  21. Psycho 11 abril, 2013 at 7:46 - Reply

    Ese Pedro Alonso es todo un loquillo jeje !!!!

  22. Jakeline 19 abril, 2013 at 10:19 - Reply

    La pregunta: ¿estará vivo o muerto?
    “Sé que voy a salir, en uno, en dos o quizás en veinte años más, no sé. Pero de algo estoy más que seguro: volveré a quebrar gargantas de jovencitas con mis propias manos y morder las partes más ricas de sus cuerpos, como ya lo he hecho, no puedo evitarlo, es el trabajo que El Todopoderoso me encomendó… El único mensaje que me atrevo a dejar: Señoras madres, no dejen salir solas a sus hijas…”

    En el año 2002 se volvieron a registrar desapariciones en las proximidades de Los Andes. Se rumorea que pudo haber sido asesinado por sicarios contratados por los familiares de las víctimas, en ese mismo año; sin embargo aun la Interpol no ha podido ratificar esta versión. Pedro Alonso López, hasta el momento, sigue siendo buscado por la policía.

  23. Jakeline 19 abril, 2013 at 10:21 - Reply

    En octubre de 2002, Colombia emitió un pedido a la Interpol de búsqueda y captura, pues empezaron a encontrar cuerpos de niñas en pueblos andinos dentro de su territorio. Sin embargo, Pedro Alonso López no aparece como buscado en la página web oficial de la Interpol.

    • admin 19 abril, 2013 at 20:50 - Reply

      Muy cierto…

  24. Jakeline 19 abril, 2013 at 10:25 - Reply

    EDITADO POR EL ADMIN: La noticia que nos envías (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-211247) es de 1994, por favor revisen primero las fuentes, lectores.

  25. vane 21 abril, 2013 at 18:57 - Reply

    La verdad, después de todo lo que hizo, causó la muerte de ángeles inocentes. Nunca tendría que haber salido de la cárcel… No entiendo si él pasó por cosas terribles como violación, maltrato, ¿por qué no ayudó a personas que pasaron por lo mismo? Se dedicó a matar a sangre fría, destrozó la vida de muchas familias ,que perdieron a sus angelitos..pobres niñas, que Dios las tenga en la gloria.

  26. lestat 5 mayo, 2013 at 19:31 - Reply

    ¿Cómo se crea a un monstruo? con monstruos, no lo apoyo pero a esta persona la crearon para ser cruel, el fue un niño mas, que por desgracia sufriÓ los infortunios de la vida y de la pobreza, esto se para no matando a la bestia sino a los que las crean o adiestran para ser perversas, el fue un chico inocente que tuvo que sufrir los accionares de sus padres y mas del padre que de su madre ( porque si ella se prostituia para vivir era por ellos y para ellos, ya que no lei que el haya dicho que su madre lo hacia para drogarse) viendo estas fotos veo en el la enfermedad y el sufrimiento, matarlo solo aliviaria su calvario mato 300 personitas pero hay guerras inutiles, idiotas, sinsentido que se llevan cada dia mas vidas que una persona como el, el tambien fue un inocente que fue violado por crapulas que tal vez no fueron violados o maltratados o malcriados en un ambiente pobre o falto de amor, sino que tal vez solo fueron influenciados por pornografias y otros tipos de enseñansa sexual que van mas alla de lo que esta en la naturaleza humana, esta persona fue contaminada, quien dice que los mismos tipos que lo aprendieron no son igual que el o en potencia lo son? solo buscan un empujon? a el lo empujaron a hacer esto, y si busca redencion? dejenlo en paz que muera solo y como el lo quiera es su forma de pagar, es su forma de sufrir ya sabe que lo espera el atizador mas alla de la muerte por eso el mismo lo dijo ” yo estoy joven para morir” le teme a lo que el provoca que siga sufriendo.

  27. alex 12 mayo, 2013 at 0:31 - Reply

    Al del comentario de haberlo visto en Ecuador: sí es cierto esto, tiene mucha lógica, ya que al estudiar el mapa de los pueblos que mencionaste están como el primer destino de una carretera que viaja desde la misma capital de Colombia, casi en linea recta hasta Ecuador, y los lugares que mencionaste están rodeados de parques y áreas desérticas y forman un circulo exacto en donde seria un paraíso para este tipo.

  28. petra 4 junio, 2013 at 14:40 - Reply

    Pues si la Policía no hace nada, sugiero que, entre todos los padres de las criaturas asesinadas, hagan una cacería y por justicia propia lo maten! Porque seguro él sigue asesinando, y ojalá se libren las hijas de cualquier policía, regidor o gobernador! Porque las criaturas eran humildes, que poca justicia le dan al valor de la vida, únanse, seres, hagan algo, que hay muchas inocentes con vida.

  29. petra 4 junio, 2013 at 14:48 - Reply

    Claro que si estaría muerto, eso aliviaría el dolor y la preocupación de millones de madres que tenemos niñas. Un ser humano así no necesita el mundo! Que si sufre o no sufre, eso dejenselo a Dios, que cobre cuentas con él, lo importante es que él no circule más en el mundo, ¿capisci?

  30. Tito Moreno 20 junio, 2013 at 16:16 - Reply

    Juela, eso es injusticia, pero en Estados Unidos le hubieran dado la pena de muerte o cadena perpetua

  31. juanlopez666 8 julio, 2013 at 20:40 - Reply

    300 muertos no fueron..se calcula que fueron 800…un genio….admirable…yo lo haria con personas que odio…no con inocentes…

  32. Bonifaz 19 julio, 2013 at 7:31 - Reply

    Las leyes latinoamericanas dan asco, con esas sentencias de 16 años, cualquier imbécil hará lo mismo

  33. ariel 1 septiembre, 2013 at 15:18 - Reply

    Paises latinos con justicia endeble.Puro asco dan.

  34. alejandro 15 septiembre, 2013 at 21:38 - Reply

    Me parece que la justicia sudamericana es una M_____, ¿cómo lo van a soltar sabiendo que mató más de 300 niñas, los enfermos son los de la Justicia, no tendrían que haberlo soltado jamás, la verdad no entiendo, se tendría que pudrir en la cárcel, la justicia no existe, odio a los violadores.. que bronca.

  35. jorge 29 septiembre, 2013 at 19:38 - Reply

    ¿Qué pasó al final?, ¿lo mataron y alguien cobró la recompensa?

  36. Abraxas 10 octubre, 2013 at 18:00 - Reply

    Si la maldad llega a tener un rostro, definitivamente sería el de Pedro, no he conocido hasta la fecha un asesino con más víctimas que las que él tuvo, si se diera un premio por esta clase de actos, él es considerado el campeón, a mi parecer.

  37. Dra Culo 16 octubre, 2013 at 22:58 - Reply

    El sicopata mas grande del mundo es el Gobierno y este sistema diabolico y satanico, que despues de apoyar terroristas como Osama bin Laden en secreto por medio de la CIA y otros medios tambien encima fabrican un 9-11 para librar una guerra injusta contra Iraq en nombre de la supuesta libertad. Que libertad? La que permite que ahora se haya formado la PATRIOT Act y otros medios para meterse el Gobierno en las narices del pueblo que nada tiene que ver con bin Laden y esos otros terroristas enfermizos. El Gobierno lo que quiere es centralizar el poder para entregarselo a quienes los patrocinan… los billonarios que contribuyen a sus campanas, los banqueros que les dan prestamos para sus agendas y todo lo demas. No estoy diciendo por esto que los que matan por puro placer no son malos, sino que los hay peores que ellos y son muchas veces hasta INTOCABLES!! (The Untouchables!!). Como dijo Don Jesus, nuestro Salvador en la Santa Biblia: “El que lea, entienda. El que tenga ojos, que vea. Y, el que oiga, entienda!!).

  38. Jhonattan 20 octubre, 2013 at 17:46 - Reply

    Es increíble todos culpando a Pedro… sin embargo, como sociedad en forma de sistema todooooos colaboran en la creación de psicopatas, es un hecho que no se puede quitar culpabilidad al M de los Andes… pero debemos vernos en el espejo y preguntar… ¿que hacemos para evitar esto?

  39. dass 4 enero, 2014 at 4:59 - Reply

    Que mierda de vida de este asesino, aparte de aburrida salio libre el muy Puñal…q hdp los q lo soltaron

  40. Viruta's Revenge 7 febrero, 2014 at 21:36 - Reply

    Rezo a diario porque siga vivo :v

  41. andres 19 marzo, 2014 at 20:35 - Reply

    muy mal esta cosa tio

  42. M 17 abril, 2014 at 17:57 - Reply

    ¡Genial! Todo un maestro.

Leave A Response »