Jeffrey Lionel Dahmer – El Carnicero de Milwaukee

admin 29 abril, 2012 23

Dahmer comienza a matar cada vez que se le presenta la ocasión. Seguía el mismo modus operandi: primero el flirteo ofreciendo dinero a cambio de sexo, luego les ofrecía bebida con somnífero y finalmente los estrangulaba.

Jeffrey Lionel Dahmer, un solitario sangriento

Se trata de un asesino en serie estadounidense cuyo perfil psicológico es prototípico del hombre carente de todo aquello que hace tolerable llevar una existencia normal. Su actitud negativa le impidió tener amigos, relaciones, trabajos, intereses, ocupaciones, dinero, esperanzas o simplemente un lugar dónde vivir. Nunca llegó a socializarse y su cavernoso interior emocional se fue degradando mientras llenaba ese enorme vacío de fantasmas.

De niño (arriba), Jeffrey guardaba huesos de conejos, pollos y otros animales en el sótano de su casa. Así, a veces se le veía venir del bosque (cerca de su casa), arrastrando el cadáver de alguna inocente ardilla…

Jeffrey nació el 21 de mayo de 1960 en el hogar de un matrimonio problemático compuesto por un conocido investigador químico y una neurótica emotiva y autocompasiva. Era un niño tímido y solitario que temía el abandono y daba la impresión de estar desamparado.

El joven Jeffrey no hacía más que gritar pidiendo atención desde la temprana edad, aunque fuera subconsciente. Pero esos gritos no fueron oídos por unos padres demasiado absortos en sus propias guerras personales durante un amargo divorcio que dejó al niño con la sensación de ser abandonado.

Pronto se interesó por la anatomía animal. En el sótano de su casa guardaba un montón de huesos de conejos, pollos y otros animales, sintiendo gran curiosidad por verlos dentro de los animales vivos que manipulaba. Su familia cambió de vivienda seis veces antes de establecerse en 1968 en Ohio. La mayor parte de su infancia la pasó escondido en un cobertizo de madera en una colina cazando insectos en frascos y conservándolos en formol. Luego pasó a las ardillas, mapaches y otras piezas más grandes, transportando los cuerpos hasta el bosque, donde los dejaba pudrirse. Luego sumergía los restos en lejía para limpiar y blanquear sus huesos.

Su madre, tras una temporada en el hospital, tubo que guardar cama por el resto de sus días por haber ingerido enormes cantidades de tranquilizantes y otras drogas, hecho que ensimismaría a Dahmer en un aislamiento inquebrantable.

 Jeffrey se masturbaba  compulsivamente con porno gay o viendo las entrañas de los animales que cazaba. A los 16 años solía llegar borracho a clase y su único amigo era proveedor de marihuana… 

A los once años ya hablaba de manera monocorde. Se convirtió en un solitario, balando como una oveja en el aula de clase o comportándose como un retrasado en las tiendas para llamar la atención de sus compañeros. También comenzó a beber y a masturbarse compulsivamente utilizando revistas para homosexuales o mirando las entrañas de los animales que cazaba. A los dieciséis años solía ir borracho a clase, donde tenía un solo amigo que era proveedor de marihuana y con quien se colocaba a diario. El joven se refería al alcohol como su ´medicina´, un tónico autorrecetado con la intención de calmar sus momentos de angustia. Y ese alcohol a su vez, alimentaba su inclinación hacia la excentricidad.

.
El nacimiento del crimen

A los diecisiete años, tras observar un joven que a diario pasaba haciendo jogging delante de su casa, sintió un deseo desenfrenado de poseerlo. Como no se atrevía a abordarlo para entablar una conversación, optó por coger un bate de béisbol y se dispuso a esperarlo con la idea de atacarle cuando pasara, pero afortunadamente el joven dejó de ir a correr por esa zona, salvándose de haber sido una primera víctima del atormentado Jeffrey Dahmer.

Al año siguiente, su padre abandonó el hogar, y al poco tiempo, el 18 de junio, el chico se venga recogiendo en la carretera a un autoestopista, a quién llevó a su casa y asesinó, luego metió el cuerpo en un saco de basura y lo arrojó por un barranco.

A los 18 años, luego de que su padre abandonara el hogar, Jeffrey desfogó su ira con su primera víctima, un autoestopista al que llevó a su casa para matarlo y después tirar su cadáver a un barranco.

Después de esto, entró en una crisis depresiva y renunció a seguir viviendo, pero su padre lo envió a la Universidad. Allí también fue rechazado por su contínuo estado de embriaguez, y en diciembre de 1978 su padre lo obliga a alistarse en el ejército, pero sus continuas borracheras no cesan. Al licenciarse va a vivir con su abuela, en donde muestra una posible reinserción, pues comienza a ir a la iglesia, a leer la Biblia e incluso reduce su dosis de alcohol y encuentra trabajo en una fábrica…

Pero poco le duró esa vena. Al poco tiempo comenzó de nuevo a masturbarse insistentemente e incluso robó un maniquí de una tienda, que le hacía las veces de compañero sexual. También empezó a frecuentar las saunas de Milwaukee, en donde se daban cita algunos homosexuales para tener relaciones anónimas e impersonales, pero le resultaba difícil conseguir la erección mientras sus parejas estaban despiertas, por lo que optó por drogarlos con somníferos antes de mantener una relación sexual. Después de esto, ninguno de sus amantes cuando volvían en sí querían volver a saber más de él, por lo que creyó más oportuno buscar un cadáver para satisfacer sus instintos sexuales.

Esa misma noche, tras asistir al funeral de un joven de dieciocho años, fue a desenterrarlo al cementerio, pero no lo consiguió porque el suelo estaba congelado debido a las bajas temperaturas.

En septiembre de 1986 es arrestado por exhibicionismo indecente, lo que desembocó en su primer análisis psicológico, en el cual se le diagnosticó una personalidad peligrosa.

Un año después mataba por segunda vez. Esta vez se trataba de un joven negro al que ofreció una bebida dopada. Dahmer se despertó al día siguiente encima de un cuerpo ensangrentado, pero afirma no recordar nada de lo que pasó aquella noche. Lo que sí revive es cómo tras levantarse mete el cadáver en el armario y sale a comprar una gran maleta para trasladar el cuerpo a casa de su abuela. Allí cuenta que lo guardó en el sótano y lo desmembró, envolviendo la cabeza en una manta y guardándola en una estantería para hervir más tarde el cráneo y blanquearlo.

Después de eso, Dahmer comienza a matar siempre que tenía ocasión. Seguía el mismo modus operandi: primero el flirteo ofreciendo dinero a cambio de sexo, luego les ofrecía bebida con somnífero y finalmente los estrangulaba. Después de matar a su víctima se quedaba abrazando el cadáver, pensando en cómo conservar las cabezas y formar una especie de altar en  su habitación, adornada con huesos.

Realizaba actos sexuales con sus víctimas después de la muerte, consumía su carne y sangre, las mutilaba y conservaba algunas partes como recuerdos.

Dahmer seguía la predecible pauta de los asesinos en serie. Empezó matando cautelosamente, asustándose por sus crímenes. Luego el ritmo aumentó y se convirtió en una máquina de matar más efectiva. Está más que demostrado que estos asesinos con el tiempo se vuelven arrogantes y despreocupados, convencidos de que no pueden ser apresados por ningún ser mortal, creyendo tener máximo poder y autoridad sobre los demás.

Dahmer mostraba muchas características de asesino organizado: acechaba a sus víctimas, les engañaba para llevárselos a su apartamento con la promesa de dinero y favores y después de la muerte ocultaba las pruebas de los crímenes, pero también daba muestras de ser un criminal desorganizado: realizaba actos sexuales con sus víctimas después de la muerte, consumía su carne y sangre, las mutilaba y conservaba algunas partes como recuerdos. Esta mezcla de delincuente organizado y desorganizado es lo que se denomina un asesino ´mixto´.

En una ocasión, una de sus víctimas logró marcharse antes de que las drogas surtiesen efecto, y la Policía efectuó un registro de la casa, pero afirmaron no haber hallado nada…

El 30 de enero de 1989 fue declarado culpable de atentado contra el pudor en segundo grado, por seducir a un menor de 13 años con propósitos indecentes, y antes de comenzar a cumplir la condena de un año de cárcel, mató otro joven, guardó el cuerpo en el cuarto de baño y para su mayor satisfacción sexual lo mutiló y le pintó el cráneo con aerosol.

Foto del cadáver de una víctima de Dahmer

En marzo de 1990 se trasladó a vivir a un deteriorado piso, en dónde adquirió una larga mesa y dos grifos de plástico para extender los cuerpos de sus víctimas. Allí tomaba fotos de sus amantes con una cámara Polaroid una vez muertos. Luego, congelaba los órganos, comía parte de la carne y hervía el resto en una enorme olla antes de echarlos en un gran contenedor de basura preparado con ácido.

Normalmente, el caníbal rajaba los cuerpos desde el cuello hasta la ingle frotando las vísceras para procurarse un mayor placer sexual, pero llegó un momento en que este placer no era suficiente y con sus víctimas pensó en crear ´zombis´ o muertos en vida que pudiera conservar sin que se deteriorasen, agujereando los cráneos e inyectándoles un líquido.

.
La captura de Dahmer

A veces se bañaba en compañía de los cadáveres. En la nevera guardaba los corazones, en el congelador las cabezas, en el fichero los cráneos y en la cama un cuerpo descompuesto

A veces se bañaba en compañía de los cadáveres. En la nevera guardaba los corazones, en el congelador las cabezas, en el fichero los cráneos y en la cama un cuerpo descompuesto. Así lo contaron los policías que registraron su casa horrorizados una vez que lograron arrestarlo el 23 de julio tras la denuncia de una víctima que logró fugarse de su casa.

El joven, atado con unas esposas, había alertado a la Policía diciendo que un hombre con un cuchillo le había amenazado con arrancarle y comerle el corazón.

Cuando la última víctima escapó de su apartamento en medio de la agresión, el asesino aguardó tranquilamente a que llegara la Policía y no hizo ningún esfuerzo por destruir u ocultar la gran cantidad de pruebas que guardaba en su domicilio: centenares de fotografías de sus víctimas tanto muertas como vivas, cráneos y partes del cuerpo en bidones, cajas y en el congelador.

Según su abogado, si no se había resistido es porque deseaba terminar con todo aquello. Deseaba ofrecer a la Policía una declaración completa de lo que había hecho, puesto que no podía culpar a nadie salvo a él mismo.

Según Park Dietz, psiquiatra forense que actuó como consultor en el estudio sobre asesinos en serie del FBI, Dahmer encaja perfectamente en la subcategoría que se denomina ´marginal´: una persona propensa a la furia asesina si cree que está siendo abandonada, con una perversión capaz de realizar actos sexuales con la víctima una vez muerta. El desorden de esta personalidad marginal está marcada por el miedo al abandono y la incapacidad de tolerar el aislamiento o el aburrimiento. Una teoría habitual es que puede relacionarse con abusos en la infancia. La gente que teme el abandono puede sentirse ultrajada cuando alguien que desean que se quede va a marcharse. En este sentido, el asesino en serie normal llega a serlo por su carácter antisocial o por tener fallos de carácter y también a través de desviaciones sexuales, normalmente sádicas y necrofílicas.

Muchos niños que no reciben la atención que ansían en casa, la buscan en la escuela. Dahmer lo hizo con sus extravagancias y su comportamiento muchas veces cómico, pero terminó siendo marginado. No sólo se sintió fracasado en su casa, también en la escuela, en la Universidad y en el Ejército. Era evitado y humillado, puesto de lado. Eso debió dejarle con una terrible sensación de angustia y desamparo. Por ese motivo proyectó sus sentimientos sobre sus víctimas. Las humillaba, las descuartizaba y luego las dejaba de lado también.

El juicio de un trastornado, caníbal y necrófilo

El juicio comenzó el 27 de enero de 1992. Desde el principio quedó claro que le impulsaba un trastorno mental, a pesar de que él hacía todo lo posible por disimular su trastorno.

En el juicio, Dammer no solo se mostró sincero y cooperador sino también arrepentido y consciente del mal que hizo. Por eso en vez de la muerte se le dio 900 años de cárcel, aunque en 1994 otro recluso acabó con su vida.

Dahmer se mostró tan sincero y cooperador como muchos otros asesinos en serie, sin embargo ni él mismo podía entender cómo había sido capaz de cometer todas aquellas atrocidades. Todos los presentes pudieron darse cuenta de hasta qué punto sus compulsiones y fantasías se habían apoderado de su mente, empujándole a seguir asesinato tras asesinato.

Después del veredicto habló por primera vez al tribunal diciendo: “Señor juez, todo ha terminado. Me siento muy mal por lo que hice a esas pobres familia y comprendo su merecido odio. Asumo toda la culpa por lo que hice. He hecho daño a mi madre, a mi padre y a mi madrastra, pero les quiero mucho.”

El Carnicero de Milwaukee fue sentenciado a un mínimo de 900 años, pero murió en la cárcel en 1994 asesinado a golpes por un recluso. Tras la noticia, los padres de Dahmer se pelearon por la posesión de su cerebro llegando incluso a enfrentarse ante los tribunales. La madre deseaba vendérselo a un hospital de investigación mental, mientras que el padre sólo deseaba enterrarlo lejos de todo el mundo y de su memoria.

Tras morir Jeffrey, su madre (arriba) quiso vender su cerebro a un hospital de investigación mental…

También los parientes de sus víctimas, representados por un abogado, consiguieron hacer negocio con los utensilios utilizados por el asesino para trocear y desangrar. Su nevera se subastó públicamente, al igual que todo tipo de cuchillos, sierras, picadoras y taladros.

Un grupo de ciudadanos de Milwaukee compró el lote completo con intención de montar un “museo de los horrores” para la atracción de los turistas, pero al final no se atrevieron a llevar a cabo el proyecto y destruyeron el macabro legado del caníbal.

.
ANEXO: Una entrevista entre Dahmer y Robert Ressler:

La entrevista, realizada con Jeffrey Dahmer en la biblioteca de la prisión y efectuada por el investigador del FBI Robert Ressler, fue publicada en el libro Dentro del monstruo en 1997. En dicha entrevista, Ressler intentó una aproximación a la mente de Dahmer. Lo que se verá es un fragmento de esa entrevista, desarrollada durante el periodo en que se efectuaba el juicio de Jeffrey Dahmer:

Robert Ressler (RR): Retrocedamos a la época de Bath, cuando cometiste tu primer delito, y quitaste la vida a un ser humano. ¿Antes de eso…?
Jeffrey Dahmer (JD): No hubo nada.

RR: ¿Ninguna agresión, ni nada parecido?
JD: No. Violencia contra mí, sí. Fue a mí a quien atacaron, sin motivo.

RR: ¿Puedes describir brevemente lo que ocurrió?
JD: Había ido a visitar a un amigo y volvía de noche a casa; vi que se me acercaban tres chicos del instituto, estudiantes de último año. Uno de ellos sacó una porra y me golpeó en la nuca. Así, sin motivo. Eché a correr.

RR: Hablemos un poco de la ruptura de tu familia. Es doloroso para mucha gente, para la gente que ha hecho lo mismo que tú, y puede convertirse en un elemento importante de su vida. Permíteme que te pregunte: ¿en algún momento sufriste alguna agresión sexual?
JD: No.

Ressler y Dahmer, posando para la cámara durante la entrevista

RR: Entonces, ésta no fue la causa. He oído de tu interés por diseccionar animales y cosas por el estilo. ¿Cuándo empezó?
JD: A los quince o dieciséis años. (En la clase de Biología) nos hicieron diseccionar un lechón.

RR: ¿Cómo describirías tu fascinación por, bueno, por la desmembración (Dahmer se ríe) de animales?
JD: Pues… uno fue un perro grande que encontré en la carretera. Iba a separar la carne, blanquear los huesos, reconstruirlos y venderlo. Pero no llegué a hacerlo. No sé cómo empecé a meterme en esto; es una afición un poco rara.

RR: Me parece recordar que pusiste la cabeza en un palo y lo dejaste detrás de tu casa.
JD: Fue una broma. Encontré al perro y lo rajé para ver cómo era por dentro. Después se me ocurrió que sería divertido clavar la cabeza en una estaca y dejarla en el bosque. Llevé a uno de mis amigos y le dije que me lo había encontrado entre los árboles. También le tomé una fotografía.

RR: ¿Qué edad tenías entonces?
JD: Creo que dieciséis.

RR: Tenías unos dieciocho años cuando cometiste el primer asesinato, ¿no es cierto?
JD: Antes llevaba un par de años teniendo la fantasía de encontrar a un hombre guapo haciendo dedo y (pausa dramática)… gozar sexualmente de él (…) Ocurrió por casualidad una semana que no había nadie en casa. Mi madre estaba fuera con David, en un motel a unos ocho kilómetros; yo tenía el coche, eran más de las cinco de la mañana y regresaba a casa después de haber bebido. No buscaba a nadie, pero a un kilómetro de casa, lo vi. Hacía dedo. No llevaba camisa y era guapo. Me sentí atraído por él. Pasé por delante de él, frené y pensé: “¿Qué hago? ¿Lo hago subir o no?” Le pregunté si quería fumar un porro y él respondió:“¡Estupendo!” Fuimos a mi habitación, bebimos unas cervezas y en el rato que pasamos juntos vi que no era gay. No sabía cómo retenerlo, más que agarrando la barra de las pesas y golpeándolo en la cabeza. Luego lo estrangulé con la misma barra (…) Estaba muy asustado por lo que había hecho. Anduve un rato de un lado para otro por la casa. Al final me masturbé (…) Más tarde bajé el cadáver al sótano. Me quedo allí, pero no puedo dormir, vuelvo a subir a la casa. Al día siguiente tengo que pensar en una manera de deshacerme de las pruebas. Compro un cuchillo de caza. Por la noche vuelvo a bajar, le abro el vientre y me masturbo otra vez.

RR: ¿Te excitó sólo el físico?
JD: Los órganos internos.

RR: ¿Los órganos internos? ¿La acción de destriparlo?
JD: Sí, luego le corto un brazo. Luego todo el cuerpo en pedazos. Meto cada trozo en una bolsa y después todo en tres bolsas grandes de plástico para la basura. Pongo las bolsas en la parte trasera del coche y me voy a tirar los restos a un barranco, a quince kilómetros. Son las tres de la madrugada. Voy por una carretera secundaria desierta y, a mitad de camino, me para un policía, por ir demasiado a la izquierda. El agente pide refuerzos. Son dos. Me hacen la prueba de alcoholemia. La paso. Iluminan el asiento trasero con la linterna, ven las bolsas y me preguntan qué es. Les digo que basura, porque cerca de mi casa no hay ningún vertedero. Me creen a pesar del olor. Me ponen una multa por circular demasiado a la izquierda… y vuelvo a casa (…) (Las bolsas) las volví a dejar en el sótano. Agarré la cabeza, la lavé, la puse en el suelo del cuarto de baño, me masturbé; luego volví a meter la cabeza con el resto de las bolsas, abajo. A la mañana siguiente… metí las bolsas en una tubería de desagüe enterrada que medía unos tres metros. Aplasté la entrada de la tubería hasta cerrarla y las dejé unos dos años y medio dentro.

RR: ¿Cuándo volviste a buscarlas?
JD: Después del ejército, después de trabajar un año en Miami. Abrí la tubería, agarré los huesos, los rompí en trozos pequeños y los esparcí por la maleza.

RR: ¿Tienes idea de dónde te vino esta fantasía de tomar a alguien por la fuerza? ¿También imaginabas quitar la vida a alguien?
JD: Sí, sí. Todo… todo giraba alrededor de tener un dominio absoluto. Por qué, o de dónde me vino esto, no lo sé.
RR: ¿Te sentías fuera de lugar en tus relaciones con la gente?
JD: En el pueblo donde vivía, la homosexualidad era el máximo tabú. Nunca se hablaba de eso. Yo sentía deseos de estar con alguien, pero nunca conocí a nadie que fuera gay, por lo menos que yo supiera; sexualmente era muy frustrante.

RR: ¿Cómo te aficionaste a (las píldoras para dormir)?
JD: Llevaba un tiempo yendo al sauna y la mayoría de los que conocía allí quería sexo anal; a mí esto no me interesaba, prefería encontrar una manera de quedarme toda la noche con ellos sin necesidad de esto.

RR: En aquella época, ¿tenías intenciones de llevarte a alguien a casa?
JD: No, en absoluto. Por eso empecé a utilizar el maniquí. ¿Sabía esto? Buscaba la manera de satisfacerme sin hacer daño a nadie.

RR: ¿Intentaste apartarte de todo esto?
JD: Sí. Durante dos años. Alrededor de 1983 empecé a frecuentar la iglesia con mi abuela. Quería enderezar mi vida. Iba a misa, leía la Biblia, intentaba apartar todo pensamiento relacionado con el sexo, y durante esos dos años salí adelante. Pero una noche, en la biblioteca local, leyendo un libro y pensando en mis cosas, se me acercó un chico, me tiró una nota en el regazo y se alejó apresuradamente. La nota decía: “Si bajas al lavabo de la planta baja, te la chupo”. Me lo tomé a broma y no le di más importancia. Pero unos dos meses después empecé otra vez, el impulso, la compulsión. Aumentó el deseo sexual. Volví a beber y a frecuentar los sex-shops. En aquel tiempo tenía controlado el deseo, pero quería encontrar la manera de saciarme sin hacer daño a nadie. Así que me hice socio del sauna, iba a bares gay e intentaba obtener satisfacción con el maniquí. Luego ocurrió el incidente del cementerio. Leí la esquela de un joven de dieciocho años y me presenté en el tanatorio. Vi el cadáver y era un hombre muy atractivo. Cuando lo hubieron enterrado, agarré una pala y una carretilla con la intención de llevarme el cadáver a casa. Alrededor de medianoche me dirigí al cementerio, pero el suelo estaba helado y tuve que abandonar mi propósito.

RR: ¿Descubriste que en los bares era fácil conseguir que alguien se fuera contigo?
JD: Exacto. Era un muchacho muy guapo. Le invité a la habitación del hotel. Estuvimos bebiendo. Yo tomaba Coca Cola con ron de alta graduación. Le hice beber a él también y se quedó dormido. Yo seguí bebiendo y debí de quedarme en blanco, porque no recuerdo nada de lo que ocurrió hasta que me desperté por la mañana. El estaba tumbado de espaldas, con la cabeza colgando del borde de la cama; yo tenía los antebrazos llenos de contusiones y él algunas costillas rotas y otras lesiones. Al parecer, lo había golpeado hasta matarlo (…) No recuerdo haberlo hecho y no tenía ninguna intención de hacerlo (…) Estaba horrorizado. Pero tenía que hacer algo con el cadáver. Lo encerré en el armario, me fui al centro comercial y compré una valija grande con ruedas. Lo metí dentro. Reservé la habitación para otra noche. Me quedé ahí sentado, aterrorizado. La noche siguiente, a la una de la madrugada, abandoné el hotel, pedí al taxista que me ayudara a meter la valija en el portaequipajes, y me dirigí a casa de mi abuela. Escondí la valija en el sótano y lo dejé allí aproximadamente una semana.

RR: ¿Y no despedía ningún olor?
JD: No, porque hacía frío. Era la Fiesta de Acción de Gracias y no podía hacer nada porque iban a venir unos familiares de visita.

RR: ¿Por qué no dejaste el cadáver en la habitación?
JD: Porque estaba a mi nombre.

RR: Sigamos. Tienes el cadáver escondido allí abajo una semana…
JD: Mi abuela sale un par de horas para ir a la iglesia, y yo bajo a buscarlo. Agarro un cuchillo, le rajo el estómago, me masturbo, luego separo la carne y la meto en bolsas, cubro el esqueleto con una colcha y lo hago pedazos con una maza. Lo envuelvo todo y el lunes por la mañana lo echo a la basura. Excepto el cráneo. El cráneo me lo guardé (una semana). Lo metí en lejía concentrada para blanquearlo. Quedó limpio, pero demasiado frágil y lo tiré.

RR: Con el joven laosiano te salió el tiro por la culata. La policía te detuvo.
JD: Mmm-hmm. El agente y yo volvimos al apartamento. Registraron la casa. No encontraron el cráneo que tenía en una cómoda del vestíbulo (…) Estaba debajo de la ropa. En Ohio se les pasaron por alto las bolsas de basura y ahora no veían el cráneo.

RR: Si lo hubieran encontrado, las cosas habrían cambiado considerablemente, ¿verdad?
JD: Sí. Y salir del hotel como lo hice. No era nada normal. Cuestión de suerte.

RR: Según parece, habías elaborado un plan muy detallado para convencer a la gente de que fuera contigo. Estabas seguro de que siempre lo conseguirías.
JD: Sí. Pero algunas veces no funcionaba. Algunas veces, muy pocas, estaba muy borracho, y me llevaba a alguien que no era tan atractivo como había creído, y por la mañana tenía resaca y se iba. Otras veces no quise matarlos, porque no quería estar con ellos. Esto me ocurrió tres o cuatro veces. Otras noches no quería estar con nadie y volvía a casa a ver un video o leer.

RR: No tenías muchas cintas de video.
JD: A medida que pasaban los años, fui dejando de lado los videos y las revistas que no me atraían. Aparte de las películas porno, veía las del Jedi, la trilogía de La guerra de las galaxias. El personaje del Emperador, con su control absoluto, encajaba perfectamente en mis fantasías. Supongo que a mucha gente le gustaría tener el control total, es una fantasía muy común.

Ressler hablando con Dahmer durante la entrevista

RR: Tuviste algo con las ciencias ocultas. ¿Era un intento de conseguir más poder?
JD: Sí, pero no fue nada serio. Hice algunos dibujos. Iba a librerías especializadas en ciencias ocultas y compraba material, pero nunca hice ningún ritual con las víctimas. Probablemente lo habría hecho seis meses más tarde, si no me hubieran detenido.

RR: Tengo una copia de un dibujo tuyo. Es toda una fantasía, ¿eh?
JD: Habría sido una realidad, con seis meses más.

RR: ¿Qué había detrás del hecho de que conservaras los esqueletos, los cráneos, el pelo, las partes del cuerpo?
JD: Conservar los cráneos era una manera de sentir que había sido un desperdicio total matarlos. Los esqueletos iba a utilizarlos para el Templo, pero ésta no fue la motivación para matarlos; se me ocurrió después.

RR: Parece que tolerabas mal que la gente se marchara.
JD: Mis víctimas eran ligues de una noche. Siempre me dejaban claro que tenían que volver al trabajo. Y yo no quería que se fueran.

RR: Con el primer muchacho, al que intentaste convertir en zombie, no te salió bien. ¿Volviste a intentarlo?
JD: Lo intenté otra vez, doblé la dosis y el resultado fue fatal. Esta vez no hubo estrangulamiento. Luego intenté inyectar agua hirviendo. Más tarde se despertó. Estaba muy aturdido. Le di más píldoras y volvió a dormirse. Esto fue la noche siguiente. De día lo dejaba allí.

RR: ¿Hasta dónde perforaste el cráneo con el taladro?
JD: Sólo hasta el hueso. Lo inyecté. Estaba dormido y salí a tomar una cerveza rápida al bar de enfrente antes de que cerrasen. Cuando volvía, le vi sentado en la acera y alguien había llamado a la policía. Tuve que pensar deprisa: les dije que era un amigo mío que se había emborrachado y me creyeron. En mitad de un callejón oscuro, a las dos de la madrugada, con la policía a un lado y los bomberos al otro. No podía ir a ninguna parte. Me pidieron el carnet de identidad y se los enseñé. Trataron de hablar con él y les respondió en su lengua. No había rastros de sangre; le examinaron y se creyeron que estaba completamente borracho. Me dijeron que me lo llevara adentro; él no quería entrar, pero entre dos agentes lo subieron al apartamento.

RR: ¿Lo examinaron?
JD: No. Lo tumbaron en el sofá y echaron un vistazo al apartamento. No entraron en mi dormitorio. Si lo hubieran hecho, habrían visto el cadáver (de una víctima anterior) que aún estaba allí. Vieron las dos fotos que le había sacado antes al muchacho, que estaban encima de la mesa del comedor. Un agente le dijo al otro: “¿Lo ves? Ha dicho la verdad”. Y se marcharon.

RR: ¿Cuánto tardaste?
JD: Unas dos horas (…) Tenía mucha práctica. Es un trabajo sucio. Trabajaba deprisa. Siempre en la bañera.

RR: Y te deshiciste de él. ¿Arrojaste mucho por el inodoro? ¿No se atascaba?
JD: No, jamás se me atascó.

RR: ¿Cómo ocurrió que empezaras a comer cadáveres?
JD: Mientras desmembraba (a uno de ellos). Guardé el corazón. Y los bíceps. Los corté en pedazos pequeños, los lavé, los metí en bolsas de plástico herméticas y las guardé en el congelador; buscaba algo más, algo nuevo para satisfacerme. Después los cociné y me masturbé mirando la foto.

RR: ¿Nunca sentiste inclinación por los niños? ¿Cuáles eran tus preferencias?
JD: Los hombres hechos y derechos (…) Todo el mundo cree que era una cuestión racial, pero eran diferentes. El primero era blanco, el segundo era un indio norteamericano, el tercero era hispano y el cuarto era mulato. El único motivo de que levantara hombres negros era que en los bares gay eran mayoría (…) Recuerdo a uno; nos desnudamos. Estuvimos en la cama, acariciándonos. Nos masturbamos. Y lo encontré tan atractivo que quise conservarlo.

RR: ¿Qué había dentro del bidón azul?
JD: Los torsos sin cabeza (…) Era para el ácido. Para tratar los torsos.

RR: ¿Cuál era el propósito de las lámparas?
JD: Eran globos azules. Apagaba la luz de arriba y conseguía dar una atmósfera misteriosa y oscura al escenario. Efectos especiales. Como en las películas del Jedi.

RR: ¿Y lo de tus lentes de contacto amarillos?
JD: Los dos protagonistas de estas películas llevaban unas lentes en los ojos que emanaban poder. Formaba parte de mi fantasía.

RR: ¿Y por qué barnizar los cráneos?
JD: Para darles un aspecto más uniforme. Después de unas semanas, algunos no estaban tan blancos como los otros y tenían un aspecto artificial, como fabricados para un anuncio.

RR: ¿Qué pasó con aquel muchacho que golpeaste con un martillo?
JD: Se marchó furioso, diciendo que iba a llamar a la policía. Quince minutos más tarde, regresó. Llamó a la puerta y le dejé entrar. Dijo que necesitaba dinero para el teléfono, o el taxi, o no sé qué. Me pareció increíble que volviera. ¿Puede creérselo? (…) Tenía miedo de dejarlo ir otra vez; forcejeamos unos cinco minutos. Los dos estábamos agotados. Estuvimos en el dormitorio hasta las siete de la mañana. Lo calmé; me prometió que no llamaría a la policía. Fuimos a la esquina, paré un taxi y ésa fue la última vez que lo vi.

RR: ¿Qué tipo de persona habrías deseado como compañero sexual?
JD: Me habría gustado tener un hombre blanco bien desarrollado y complaciente. Habría preferido tenerlo vivo y que estuviera siempre a mi lado.

RR: ¿Que saliera a trabajar y que llevara una vida normal, o que sólo estuviera contigo?
JD: Que sólo estuviera conmigo.

RR: ¿Alguna vez pensaste que el otro había hecho algo mal y que tú tenías justificación para…?
JD: No. Esto es lo que creía Palermo, el psicólogo forense: que yo lo hacía para librar al mundo de malvados. Y no lo hacía por eso. Nada de psicologías profundas, ¿eh? No siempre funcionan.

 

FUENTES: 123 – 4

23 Comments »

  1. Loreto 28 diciembre, 2012 at 6:59 - Reply

    La madre queriendo hacer negocio de su hijo muerto…

    Pésima madre.

    • Peccavimus the Ripper 14 diciembre, 2013 at 23:25 - Reply

      Hombre, era para investigar, a lo mejor simplemente no queira que hubiese mas gente asi, ayudar a la gente con mas informacion.

  2. JAZMIN 3 enero, 2013 at 20:40 - Reply

    No cabe duda de que era un hombre muy guapo, este asesino me impactó tanto, por su maldad tan intensa, pero su vida da tanta tristeza como indignación por lo que hizo a los demás. Un monstruo así sería capaz de ser humano otra vez después de todo lo que hizo??, su vida hiere cualquier tinte de moralidad, sus actos demuestran la crueldad humana…

    • admin 5 enero, 2013 at 3:39 - Reply

      Le recomiendo que vea el documental, allí queda muy bien contestada la pregunta de si podría volver a ser humano luego de todo lo que hizo. Yo lo vi, y era para realmente sentir compasión y tristeza: no era un asesino cualquiera, había algo de sensibilidad y conciencia en su interior, y eso se ve cuando al final, estando en prisión y sabiendo que morirá, él se “rehumaniza”, según palabras de su propio padre…

  3. Liliana 11 enero, 2013 at 0:51 - Reply

    Uuuf, guapísimo este tipo, y aparte de eso ful sádico y bastante maligno, vi en su documental que, estando en la cárcel, aún seguía con los impulsos de matar … Aunque no creo que sea cierto, pero bueno, un ser así tan malvado no cambia de un día para otro … En fin, yo lo violaría

    • Reyna Dickinson 3 julio, 2013 at 8:06 - Reply

      Lastima que era homosexual, pero si que estaba atractivo.

  4. mai 29 enero, 2013 at 0:29 - Reply

    El ha recibido dinero y cartas de amor por muchas mujeres, es que es demasiado guapo como para ser tan gay y psicopata

  5. barby 4 febrero, 2013 at 7:25 - Reply

    muy lindo hombre….

  6. Pp 23 febrero, 2013 at 3:29 - Reply

    Nunca me había sentado a leer un perfil tan completo de un asesino serial, siempre uno se encuentra con pequeñas notas en revistas que quieren darle un giro interesante a la revista o comentarios en novelas de gente que por alguna extraña razón trae esos referentes. Hace unos tres años, leyendo una revista, me topé con el nombre de un cómic, tarde un poco en encontrar la hoja donde lo apunté, y un poco más en ir a buscarlo. Cuando lo encontré fue divertido, se trata sobre alguien quien conoció a Damher durante la escuela, como todos se burlaban de el y a este protagonista (que viene siendo el mismo escritor e ilustrador) se le hacía curioso el comportamiento singular de su compañero. Tiempo después se dio a conocer la noticia y este señor solo le causo un poco de controversia al imaginar que llego a conocer en persona a un asesino serial.

  7. patika 23 abril, 2013 at 21:01 - Reply

    No concuerdo con ese estigma que se hace a estas personas sobre el perfil de su conducta solitaria

  8. el yorga 26 mayo, 2013 at 16:42 - Reply

    Es impresionante lo que puede hacer una persona por solo tener sexo

  9. letisha sparda 9 agosto, 2013 at 4:06 - Reply

    LO AMO!!!!!

    Me encanta su forma de pensar xDDD creo que era una persona BASTANTE posesiva, y psss su infancia fue bastante triste, pero no lo compadesco, de hecho lo admiro porque, no cualquiera tienen las agallas de hacer lo que hiso.

    No cualquiera va por la vida cortando biceps y blanqueando craneos, al menos creo que yo solo de ver sangre me desmayaria hehehee!!

    Su madre es una maldita $#%&*!!
    a quien jodidos se le ocurre querer vender el craneo de su hijo a una organizacion para que lo estudien como si fuera una raresa??!!!

    si yo fuera Damher, mi primera victima habria sido mi propia madre, claro que sin hacer ninguna fantasia sexual con ella, claro esta porque, PLUAGH!!!1

  10. leidy 9 septiembre, 2013 at 4:00 - Reply

    Lo triste de todo es que nunca se arrepintió de todos los actos cometidos, especialmente del canibalismo . Aunque era muy guapo siempre optó por los hombres, lástima que estuviera tan traumado

  11. lorenzo 11 septiembre, 2013 at 19:49 - Reply

    Es triste la historia de este hombre. Porque terminó siendo un asesino serial, todo por falta amor. La homosexualidad no es mala, y me molesta que ciertos comentarios digan “lástima que sea gay” eso no debe ser una “lástima”, eso se respeta.”Aunque era muy guapo siempre optó por los hombres” a ese comentario le digo que su homosexualidad no le hace menos a nadie, esos son cosas de cada uno. Yo detesto a los abusadores y a la gente violenta, y cuando pienso en esa acción de provocación y violencia, sinceramente lo que me pasa por la cabeza es tristeza por la situación y odio hacia la persona que lo comete. Pero tengo que controlarme por el bien mío y el de mi entorno, agradezco a Dios por haber nacido en un entorno, por lo menos, sin violencia; pero este chico no pudo decir lo mismo, y de esa suerte, es lo que me hace pensar, ¿cuántos asesinos seriales más se fabricará en este mundo lleno de violencia y aciertos que son privilegios de otros?

  12. badass dude 6 octubre, 2013 at 4:36 - Reply

    No cabe duda que se ha revelado las identidades de las jovenes en los comentarios anteriores, como psicólogo pienso que la idea de enamorarse de un psicopata con ese tipo de comportamiento es muy interesante de estudiar quiero añadir que fue un tipo muy interesante, me hubiera gustado conversar con el, ya saben unas cuantas sesiones de charla para estudiarlo un poquitin 🙂 un tipo muy interesante.

  13. Jonathan 26 noviembre, 2013 at 20:21 - Reply

    Entiendo el querer tener sexo con una misma persona siempre…el querer poseerla…pero nunca me pasaría por la cabeza hacerlo con el cadáver de nadie…. ni guardar su cabeza, jeje loco!!!

  14. anonimo 27 diciembre, 2013 at 15:35 - Reply

    al sentir la soledad de ningun hombre que pueda complaxcerle a Jeff se volbio terriblemente sadico. No es cuestion de trauma es solo el miedo a la soledad por eso quiere de algun modo sentir a un hombre vivo o muerto.
    creo que ese es el motivo de que este desgraciado tomara la iniciativa de matar 🙁

  15. anonimus 16 marzo, 2014 at 6:33 - Reply

    debo admitir que el tipo era bastante guapo

  16. emma 23 marzo, 2014 at 15:59 - Reply

    En mi opinión, las fuerzas policiales y de seguridad que dejaron ir tan ligeramente a Dahmer tantas veces, aún teniendo antecedentes de abuso y problemas con el alcohol, son tan culpables como el mismo Dahmer. No es el primer caso en que me sorprende la ineptitud y dejadez de la policía e investigadores. No puede ser que alguien vaya matando así por la vida, superando los 10 o más asesinatos, sentando antecedentes y nadie investigue como tiene que ser. El caso de Ted Bundy, Chikatilo, el asesino de río verde y entre otros son también buenos ejemplos de tanta ineficacia. Estamos a merced de tantos dementes, que asusta. Pero más me asusta la manga de ineptos encargados de proteger a los ciudadanos de esos dementes.
    Con respecto a Dahmer creo que supera al ,mismo Bundy por la perversión de sus actos posteriores al asesinato, aunque no por cantidad de víctimas (de seguro si lo hubiesen dejado, tal vez lo superaba). Ambos no tuvieron infancias tan complicadas como para justificar lo que hicieron. Quizá sintieron falta de contención, y abandono, pero cuantas personas hay que pasan por eso o peor, y no se convierten en asesinos. Qué es lo que lleva a un ser humano a actuar de esa forma, qué falla ahí?. De que algo en la mente falla, es seguro. Aunque no se detecte enfermedad mental algo hay que trastoca a la persona, la confunde, distorsiona su psiquis…Se puede hablar de maldad en estos casos?. Para mi la maldad está en alguien que, por ejemplo lastima a seres inferiores a él (animales, niños, etc), pero sin llegar dañar en extremo. lo hace a sabiendas, lo oculta porque sabe que está mal y que puede ser juzgado por ello. lo hace porque le gusta, porque lo hace sentir superior por ejemplo. Luego continúa su vida normal.
    Pero alguien como Dahmer, que va más allá, y hace todo lo que hace, ya está totalmente perturbado. Y ya sea que tenga una enfermedad mental o no, un daño cerebral o no, está totalmente fuera de la realidad, Está demente. Y cuando hablamos de locura, para mi, ya no se puede hablar de maldad.

  17. Jill La Destripadora (XD) 1 mayo, 2014 at 22:42 - Reply

    Wow que hombre más Sexy por Dios sí le hubiera hecho una entrevista le huviera preguntado sí alguna mujer le propondría una relación sexual ¿lo haría?, porque está bien bueno lástima que fuera homosexual

  18. Jonatan 8 mayo, 2014 at 20:26 - Reply

    En este asesino serial se inspiró la historia del asesino Jeff the killer, busquen en internet Jeff the killer y verán que hay muchas similitudes

  19. Alexander vnzla 28 junio, 2014 at 17:21 - Reply

    Aveces es mejor matar el tiempo jajajaja

  20. almafuerte.v8 22 julio, 2014 at 9:49 - Reply

    Un desequilibrado HdeP como podes exitarte con las visceras d otra persona?lo tendrian q haber sentenciado a muerte.y a las pelotudas descerebradas q dicen q aman a este HdeP yo les pregunto,si hubiera matado a un ser querido de ustedes lo seguirian amando?

Leave A Response »