Ángel Maturino Resendiz – Asesino de Las Vías

admin 9 febrero, 2011 2

Cometió una serie de crímenes en suelo norteamericano desde 1997 hasta 1999. No tenía un patrón fijo ni motivos para asesinar a excepción del robo y, pese a no ser un asesino organizado, su captura no fue nada fácil.

Railroad Killer

Todas sus víctimas vivían junto a las vías de algún tren (por eso su sobrenombre). Aprovechando la oscuridad y soledad de dichos vecindarios, entraba en la casa de cualquiera a robar objetos de valor y dinero; cuando la víctima llegaba, era brutalmente atacada con cualquier objeto o herramienta que estuviera a mano para el asesino. 

Ángel Maturino Resendiz es el nombre comúnmente usado para referirse a Ángel Leoncio Reyes Recendis, asesino serial mexicano que cometió una serie de terribles crímenes en suelo norteamericano desde 1997 hasta 1999 (aún se investigan otros antes de este intervalo de tiempo). Fue bautizado por los medios y las corporaciones policíacas como ‘El asesino de las vías’, puesto que la mayoría de los asesinatos ocurrieron en localidades contiguas a las vías del tren. Se sabe que el hombre transitaba con frecuencia de México a Estados Unidos y hasta Canadá, por lo que la verdadera cantidad de crímenes que haya cometido permanece desconocida.

Según el especialista John Douglas, el perfil de este asesino corresponde al tipo de los desorganizados y, a pesar de que este tipo es de los mas fáciles de atrapar por su poca inteligencia y nada sofisticada manera de conducirse, Resendiz, por su exclusivo modus operandi, evadió eficientemente a la ley por mucho tiempo a pesar de que los esfuerzos para capturarlo eran considerables.

La infancia de Resendiz no se caracterizó por la unidad familiar ni por un ambiente de solidez y valores. Al parecer no vivió con su madre, sino con otra familia y su vida era en las calles, expuesto a una existencia pendenciera y fuera de conducta. Según su madre, pudo ser incluso atacado sexualmente por los homosexuales de Puebla. A los 16 años ya estaba cruzando ilegalmente la frontera a los Estados Unidos.

Los crímenes que se le conocen o que le son legalmente atribuidos siguieron un procedimiento similar, todas las víctimas vivían junto a las vías de algún tren. Aprovechando la oscuridad y soledad de dichos vecindarios, entraba en la casa de cualquier persona a robar objetos de valor y dinero. Cuando la víctima llegaba era brutalmente atacada con cualquier objeto o herramienta que estuviera a mano. Los oficiales de policía consideraban a este sujeto como extremadamente peligroso por la variedad de objetos que usaba para matar a sus victimas. Ya fuera un martillo o una roca, cualquier cosa le era útil. A pesar de que el hombre no era de gran complexión física, para las víctimas fue como si las hubiera atacado un gigante por la furia y malignidad del ataque sufrido.

Las victimas nunca fueron de características específicas, siguiendo el patrón del criminal desorganizado que ataca basado en la oportunidad del momento. Atacó tanto a jóvenes parejas universitarias como a adultos mayores de más de 80 años. A algunas de ellas las violó antes de asesinarlas aunque no era el objetivo primario en él, pero insistimos, si se daba la oportunidad de violar y hacer más daño, lo hacía sin mayores miramientos. Consumidor de alcohol y drogas como era, robaba para continuar con sus vicios y varias veces tomó los vehículos de las víctimas para viajar. De hecho así fue como se le pudo conectar con varios crímenes, por las huellas dactilares y los restos de sangre que transportaba de un sitio a otro.

 Consumidor de alcohol y drogas como era, robaba para continuar con sus vicios y varias veces tomó los vehículos de las víctimas para viajar. De hecho así fue como se le pudo conectar con varios crímenes, por las huellas dactilares y los restos de sangre que transportaba de un sitio a otro.

Los registros criminales de Resendiz en los Estados Unidos son tan extensos que mas bien parecen una novela de terror. Desde los 16 ya era deportado desde Bronxville Texas, luego se sabe que falsificando su identidad hasta participó dos veces en elecciones locales.

Los registros criminales de Resendiz (arriba) en USA son muy extensos .Desde los 16 ya era deportado desde Bronxville Texas, luego se sabe que, falsificando su identidad, hasta participó dos veces en elecciones locales.

En 1979 fue sentenciado a 20 años de prisión en Florida por robo y asalto, pero después de 6 años fue liberado y deportado a México. En 1986 purgó pena de 18 meses por pretender poseer la ciudadanía estadounidense. En Nueva Orleans en 1988 también fue encarcelado por posesión de arma de fuego pero fue liberado al año. En San Luis el mismo año fue condenado a purgar 30 meses de cárcel por intentar defraudar al sistema de seguridad social. Y así varias veces más fue fichado por delitos de variada gravedad. Lo increíble del asunto es, que cuando ya era uno de los hombres mas buscados por el FBI, la falta de coordinación entre las autoridades judiciales impidió detener al asesino a pesar de que Migración lo había detenido. El sistema falló en identificar a Resendiz como un criminal peligroso y éste fue deportado para que regresara a matar más gente en los Estados Unidos. John Douglas había predicho precisamente que, la falta de coordinación y de un sistema de base de datos que relacionara las detenciones, impediría la captura del Railroad Killer. Y así fue…

La esposa de Resendiz, o al menos eso se cree que es, se puso en contacto con la Policía Norteamericana y les entregó diversas joyas que habían sido regalo de su esposo. Posteriormente los familiares de las víctimas reclamaron la mayoría de los objetos.

Entonces ya se tenía claro quién era el criminal, solo era cuestión de atraparlo ¿pero cómo?

Drew Carter, un joven agente de Texas, entró en contacto con la familia de Resendiz, quien tenía varios familiares esparcidos por Estados Unidos. Fue la hermana quien negoció un trato con Carter con el objetivo de mantener a salvo a su hermano. Se dice que la hermana deseaba que el FBI no matara a su hermano, pero ya había caza recompensas merodeando la frontera. El trato consistía en proteger la vida de Resendiz y en aplicarle una prueba psicológica. En ningún momento se negoció la no pena capital, ni el posible resultado de un juicio. Lo curioso del asunto es que todos sabían que Texas es era de los lugares donde más ejecuciones eran efectuadas por crímenes como estos. Prácticamente estaba asegurada la pena de muerte.

.
Las víctimas reconocidas de Ángel Maturino Resendiz

– 29 de Agosto de 1997, Lexington Kentuky: Christopher Maier de 21 años es atacado cuando caminaba con su novia junto a las vías del tren, ella también fue atacada y violada pero sobrevivió para identificar a Resendiz como el asesino.

-4 de Octubre de 1998, Hughes Spring, Texas: Leafie Mason  de 87 años es golpeada con un objeto contundente de metal en la cabeza. El asesino había entrado por la ventana de su departamento, del cual la puerta principal estaba frente al paso de las vías.

– 17 de Diciembre de 1998, Houston, Texas: Claudia Benton  de 39 años, al llegar a su casa es violada, apuñalada y golpeada con un objeto contundente hasta la muerte. Su hogar estaba cerca de líneas ferroviarias. Mediante las huellas digitales halladas en la Jeep Cherokee de la víctima se identifica a Maturino, quien ya es un conocido ilegal en Estados Unidos. Pero no se le culpa directamente por el crimen de la Dra. Benton.

– 2 de Mayo de 1999, Weimar, Texas: Norman y Karen Sirnic, de 46 y 47 años respectivamente. Ambos son asesinados ya muy de noche en la parroquia de la cual era reverendo Norman Sirnic, ambos por golpe con objeto contundente. Obviamente la iglesia estaba junto a las vías que pasan por el pueblo. Tres semanas después es hallado en San Antonio el Mazda rojo de la pareja y, mediante evidencia forense, se vincula el incidente al de la Dra. Benton.

– 4 de Junio de 1999, Houston, Texas: Noemi Dominguez de 26 años, maestra de escuela golpeada con un tubo hasta la muerte en su departamento junto a las vías. Siete días después su Honda Civic de color blanco es hallado cerca del puente internacional en Del Rio, Texas.

– 4 de Junio de 1999, Fayette County, Texas: Josephine Convicka  de 73 años muere por heridas en la cabeza con una herramienta de jardín, siendo atacada mientras dormía en su casa que estaba junto a un lote de trenes y las vías. Esta vez el criminal no pudo llevarse el auto debido a que no pudo hallar las llaves.

– 15 de Junio de 1999, Gorham Illinois: George Morber de 80 años muere por disparo en la cabeza y momentos después la hija de este, Carolyn Frederick de 52 años, también muere por golpes en la cabeza. La casa de ellos estaba a no más de 90 metros de las vías del tren. Al día siguiente un conocido reconoce la pick-up roja de Frederick manejada por un sujeto que coincide con la descripción de Resendiz, éste sujeto fue Cairo Illinois.

– Hay un par de crímenes que le son atribuidos del 23 de Marzo de 1997 en Ocala, Florida. Jesse Howell de 19 años y Wendy VonHuben de 16 años, asesinados a golpes y enterrados a ras de suelo.

– El 12 de Abril del 2006 la Policía de San Antonio dio por resuelto el caso de Michael White, hombre que murió de un tiro en un lote vacío de San Antonio. Resendiz dio datos precisos sobre este crimen, cosa que lo convirtió en sospechoso del mismo. Este asesinato tuvo lugar en 1991.

– En total se estima que cometió al menos 13 asesinatos, aunque otras cifras barajan como 15 las víctimas.

.
Condenado y ejecutado

Maturino Reséndiz, de 46 años y originario de Puebla, fue condenado a recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville por el asesinato, en 1985, de la doctora Claudia Benton. Benton, de 39 años, forma parte de un grupo de al menos 13 personas asesinadas en un período de 16 meses que terminó en Junio de 1999 con un doble crimen en Illinois.

El 13 de julio de 1999, Reséndiz se entregó a la Policía en el puente internacional de El Paso. La condena dictada fue la pena de muerte por inyección letal, condena que habría de ejecutarse el 27/06/2006. Al saber que moriría, Maturino pidió que su cuerpo fuese donado para investigaciones médicas.

La mayoría de los crímenes fueron perpetrados cerca de estaciones de ferrocarril. El 13 de julio de 1999, Reséndiz se entregó a la Policía en el puente internacional de El Paso. Un juez de Houston dictaminó que Maturino Reséndiz estaba en plena capacidad de sus funciones mentales, con lo que rechazó los alegatos de sus abogados, que afirmaban que el condenado estaba loco y convencido de que resucitaría tres días después de la ejecución. Reséndiz pidió que su cuerpo sea donado para la investigación médica en caso de ser ejecutado, acto que marcaría el fin de una tregua de cuatro años en las ejecuciones de mexicanos en cárceles de EU. La última tuvo lugar el 14 de agosto de 2002, en Texas, y fue la de Javier Suárez Medina.

Maturino mostró tener conciencia antes de morir: “Solo quiero saber que existe en su corazón perdón para mí”, dijo, y también expresó: “Dejé que el Diablo manejara mi vida” y “Perdóname, mi Dios. Diosito santo, aquí vengo, mi Diosito”

Su ejecución estaba programada para el 27 de Junio del 2006 por la muerte de Claudia Benton, tras apelaciones que fueron rechazadas por la Junta de Amnistía y Libertad bajo Palabra del estado de Texas, alegando enfermedad mental y tratando de sustituir la pena de muerte por una cadena perpetua, así como un aplazamiento de 180 días que también fue denegado.

Finalmente el mexicano Ángel Maturino Reséndiz fue ejecutado con inyección letal en la cámara de muerte del estado de Texas por uno de los asesinatos a los que fue vinculado. Reséndiz, conocido el “Railroad Killer”, se convirtió en el sexto mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos desde 1976 cuando la Suprema Corte de Justicia restableció la pena de muerte.

“Dejé que el Diablo manejara mi vida”, dijo Maturino Reséndiz en lo que fueron sus últimas palabras antes de morir. Al cabo de una respiración profunda, el mexicano dijo con tranquilidad: “perdóname, mi Dios. Diosito santo, aquí vengo, mi Diosito”, Por primera vez desde que inició su proceso legal, Maturino Reséndiz aprovechó sus últimas palabras para dirigirse a sus víctimas y a sus deudos. “Solo quiero saber que existe en su corazón perdón para mí”, agregó. La inyección letal le fue aplicada a las 20:05 horas locales (01:05 GMT del miércoles). Siete minutos después fue declarado físicamente muerto. Antes de la ejecución, la Suprema Corte de Estados Unidos, en pleno rechazó las cinco apelaciones pendientes que pedían el aplazamiento de la pena capital contra el mexicano. Una fuente de la Corte dijo, sin embargo, a Notimex, que dos de los magistrados votaron a favor de la posposición.

 .

.

NOTA: El texto expuesto ha sido tomado del siguiente link: http://asesinatoserial.net/resendiz.htm

2 Comments »

  1. paul 12 abril, 2013 at 17:26 - Reply

    no era originario de Puebla sino de Rodeo, Durango.

  2. Mr.Pene 16 septiembre, 2013 at 3:09 - Reply

    Hagan uno de Tommy Lynn Sells

Leave A Response »